Frankfurt. La cuenta corriente de la eurozona pasó en abril a registrar un déficit de 5.100 millones de euros (US$6.250 millones), frente a un superávit de 1.500 millones de euros (US$1.840 millones) en marzo, después de que las exportaciones se debilitaran ligeramente y aumentara las transferencias fuera de la región.

El Banco Central Europeo dijo que las exportaciones cayeron en términos ajustados a 124.500 millones de euros (US$152.786 millones) desde 126.500 millones de euros (US$155.240 millones) en marzo, la primera caída desde agosto del año pasado.

Los envíos se han ido recuperando de forma gradual durante los últimos 15 meses, tras la brusca caída que se produjo con el inicio de la crisis financiera en 2008.

Las importaciones prácticamente no cambiaron y se situaron en 123.200 millones de euros (US$151.228 millones) en abril.

Estos datos supusieron una caída en el superávit comercial hasta 1.300 millones de euros desde 3.400 millones de euros (1.595 millones a 4.172 millones)

Además, el déficit de las transferencias financieras corrientes se amplió a 7.300 millones de euros desde 5.500 millones de euros (US$8.959 millones a US$6.750 millones).