La Habana. El vínculo de América Latina con la República Popular China, fundamentalmente en el ámbito económico,contribuye a diseñar un nuevo escenario internacional donde las relaciones Sur-Sur se tornan cada vez más importantes, destacó hoy el diario oficial "Granma".

En un extenso artículo titulado "China y América Latina: nexo a favor del desarrollo", el rotativo resalta que la última década estuvo marcada por la presencia china en Latinoamérica, donde el gigante asiático ya es el segundo socio comercial y una de las principales fuentes de inversión.

El órgano del Partido Comunista de Cuba recordó que en 2008, el Consejo de Estado emitió el libro blanco "Política de China hacia América Latina y el Caribe", en el que planteó establecer la asociación de cooperación integral basada en la igualdad, el beneficio mutuo y el desarrollo conjunto.

Desde 2001 el comercio latinoamericano con China ha tenido un incremento anual medio superior al 30%, para alcanzar los 241.500 millones de dólares en 2011.

En junio pasado, el primer ministro chino, Wen Jiabao, llamó en Santiago de Chile a alcanzar los US$400.000 millones en intercambio comercial al término del próximo lustro, casi el doble del actual, y unos US$40.000 millones en intercambio agrícola.

China importa en la actualidad materias primas como soja, azúcar, cobre, hierro, níquel, cinc, estaño, cuero, mientras América Latina recibe una amplia gama de productos manufacturados baratos.

La especialista cubana Gladys Hernández, jefa del Grupo de Finanzas del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, apuntó que "China llegó a América Latina en un momento en que la capacidad de exportación de materia prima es mayor porque la crisis elevó de forma considerable los precios".

"Hubiera sido absurdo que estos países no capitalizaran dicha oportunidad", aseguró.

"Granma" también citó al director de Comercio Internacional e Integración de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Osvaldo Rosales, quien señaló que "el desafío ahora está en poder articularnos como América Latina y el Caribe, definiendo políticas conjuntas, de diálogo y aproximación con China para aprovechar este nuevo escenario".