Tegucigalpa. Cinco instituciones, entre nacionales e internacionales, revelaron sus pronósticos de crecimiento económico para Honduras durante 2010. Sin embargo, solo tres acertarán: el Banco Central de Honduras (BCH), el Fondo Monetario Internacional y el Banco Centroamericano de Integración Económica, ya que el PIB real oscilará entre 2,5% y 2,7%.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó un crecimiento de 1,5% y el Banco Mundial de 1,8%. María Elena Mondragón, presidenta del BCH, dijo que la meta de crecimiento de la economía se mantiene entre 2,2% y 3,2%.

Pese a la recuperación de varios sectores productivos, el gobierno hondureño no ha revisado la meta fijada en el Programa Monetario 2010-2011.

En 2009, el PIB real reportó un decrecimiento de -1,9%, lo que se atribuyó a la crisis financiera mundial y a la situación política interna. Fue en 1999 cuando Honduras registró la última caída de la economía (-1,9%), lo que se explicó por los efectos del huracán Mitch.

El cambio de gobierno, el 27 de enero de 2010, cuando Porfirio Lobo Sosa asumió la presidencia de la República, provocó que la comunidad financiera internacional reanudará los desembolsos, los que habían sido congelados después de los acontecimientos políticos del 28 de junio.

"Nuestro programa prevé una recuperación económica gradual, con un crecimiento real del PIB en el rango de 2,5% a 3,5% durante 2010-11", dice la Carta de Intenciones que el gobierno hondureño le presentó al directorio del Fondo Monetario.

Reactivación. El cumplimiento de la meta en el rango establecido se fundamenta en la recuperación observada por los sectores productivos en los primeros ocho meses del presente año.

De enero a agosto de 2010, el BCH informó que la producción nacional registró ocho ciclos consecutivos de crecimiento. En enero pasado, el índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) creció 0,7% y para agosto pasado ese resultado fue de 3,7%.

Manuel Bautista, presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), dijo que el comportamiento observado por las diferentes actividades productivas ya se había previsto.

Los sectores económicos que han contribuido a la reactivación han sido comunicaciones y transporte, especialmente las inversiones en la telefonía celular, rubro que continúa siendo el principal receptor de capitales extranjeros.

La industria manufacturera ha reportado un aceptable crecimiento, sobre todo por una mayor producción de prendas de vestir y bebidas, entre otras.

Bautista sostiene que la recuperación de la demanda interna y externa ha propiciado la reactivación de la producción nacional y eso es lo que se está reflejando en la economía.

Otros factores que han contribuido es la mejoría de precios de ciertos productos de exportación, principalmente el café, rubro de origen agrícola que se mantiene como el principal generador de divisas para el país.