Tegucigalpa. La falta de controles, registros y de supervisión contribuyen a que se “lave dinero ilícito a través de la economía informal de Centroamérica”, se denunció en el evento “Siguiendo la ruta del dinero en Centroamérica”.

El señalamiento lo efectuó Eduardo Stein, coordinador de la Red Centroamericana de Centros de Pensamiento e Incidencia (RED), en el marco de un seminario auspiciado por la fundación alemana Konrad Adenauer.

El presidente de la RED indicó que todos los países -de la región- son vulnerables ante el delito del blanqueo de dinero en la medida en que tenemos espacios de economía informal muy grandes.

Comparó, en cambio, que el sector bancario posee dispositivos de control bastante rigurosos para seguirle la pista a las actividades sospechosas.

Sin embargo, en el tema de la economía informal, en nuestros países, llega hasta la mitad de la economía y permite colar espacios de ilegalidad. En muchas oportunidades las empresas no existen y tampoco tienen una dirección física en donde operan.

“Se calcula, reiteró, que debido al dinero del crimen organizado transnacional, no solo de la droga, sino del contrabando de bienes, de la trata de personas y de la corrupción, podrían circular en Centroamérica unos US$12,000 millones. El lunes había cifrado esa cantidad en US$18,000 millones.

Las autoridades mexicanas estiman que con el desplazamiento de los negocios de los Zetas a la región se movieron otros US$6,000 millones que circulan en Centroamérica”.

Fue del parecer que es sumamente difícil detectar cuánto de esos recursos están de manera particular en Honduras o en el resto de los países de la región.

Además, es difícil detectar cuánto de este dinero se lava en los sistemas financieros locales. Las estimaciones, si se trata de esa masa monetaria, es que existe una creatividad indetenible en Centroamérica para colocar el dinero en esquemas que van desde los casinos, loterías e incluso de las mismas campañas políticas.

“Todo negocio lícito está expuesto -al blanqueo de dinero- cuando no está expuesto, cuando no hay adecuada supervisión”, dijo Stein.

Según la información brindada por la RED, el Departamento de Estado de los Estados Unidos elabora una lista, en la cual incluyó a Costa Rica, Guatemala y Panamá como países de preocupación prioritaria debido al incremento del volumen del lavado de dinero. Honduras, El Salvador y Nicaragua están adheridos en la lista debido a los volúmenes de recursos financieros que están siendo lavados en su jurisdicción.