La Paz.- El aumento de las exportaciones bolivianas en el primer semestre del año es resultado de un contexto internacional favorable para el sector, expresó el economista y ex funcionario del Banco Central de Bolivia, Luis Ballivián.

El precio del crudo bordea los US$75 "y eso sin duda genera mejores perspectivas para Bolivia, tomando en cuenta que el gas natural que exporta a Brasil y Argentina es el principal producto de exportación y tendrá mejores ingresos porque está indexado al precio del petróleo", dijo Ballivián a Xinhua.

El economista señaló que otro elemento importante para la recuperación de las exportaciones es el aumento considerable en valor y volumen de los minerales.

Las exportaciones bolivianas aumentaron un 23% en el primer semestre del año, respecto al mismo periodo de 2017, de acuerdo con un reporte del estatal Instituto Nacional de Estadística divulgado el 4 de agosto.

Ballivián explicó que viendo los datos de las exportaciones se puede manifestar que del total de las ventas externas, el 80% está concentrado por los hidrocarburos y los minerales.

Reconoció que pese a la caída del precio del gas natural que exporta a Brasil y Argentina, el sector de hidrocarburos y la paulatina recuperación de la minería están empujaron a la mejora de las ventas al exterior.

Las exportaciones bolivianas sumaron US$4.470 millones en el primer semestre de 2018, respecto a los US$3.633 millones de 2017, lo cual consolida la recuperación del comercio exterior del país andino, según el INE.

Las exportaciones bolivianas, que se contrajeron drásticamente en 2015 y 2016, observaron una paulatina recuperación a partir de 2017, ante lo cual el gobierno boliviano prevé ventas al exterior de unos US$10.000 millones de dólares.

El informe del INE también señaló que se experimentó un incremento en términos de volumen en un 7% respecto a similar periodo del año pasado.

El salto más importante de las ventas al exterior en el primer semestre se registró en el sector hidrocarburos, dominado por los envíos de gas natural a Argentina y Brasil, cuyo valor en perspectiva interanual creció un 23%, a US$1.561 millones, que constituyeron un tercio del total.

El segundo sector en índice de crecimiento fue el de los minerales, a US$2.023 millones, seguido por los productos no tradicionales, que registraron un alza de 26%.