Buenos Aires. El intercambio comercial con Rusia "creció 20 veces", pasando de US$ 122,6 millones en 2000 a US$ 2.583 millones en 2013 a partir de los acuerdos estratégicos firmados con ese país desde 2004, subrayó hoy el integrante del Grupo de Estudios de Economía Nacional y Popular (Geenap) Gustavo Smith.

Smith indicó a Télam que "existe una relación cada vez más intensa con uno de los países destinados a ser por vocación propia, pero por realidad económica, geográfica y demográfica, uno de los grandes jugadores de la escena mundial del corto plazo".

Destacó que "la perspectiva de un cambio estructural en el sistema internacional ha estrechado la relación bilateral entre Rusia y Argentina".

En ese sentido, consideró que el intercambio entre ambos países "alcanzó en los últimos años una fluidez y acercamiento como nunca antes en la historia".

"Justamente, las relaciones oficiales entre ambas naciones se establecieron el 22 de octubre de 1885 y sólo se interrumpieron durante el periodo comprendido entre los años 1918 y 1946 a causa de la tendencia internacional de no reconocer el gobierno soviético; por lo que en este año, 2015, ambos países celebran 130 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas", precisó Smith.

Indicó que "las relaciones políticas, comerciales y culturales con Rusia se intensificaron hasta alcanzar una grado de madurez y profundidad con la región en general y el país en particular importante".

De esta manera, afirmó que "la relación bilateral ha pasado en los últimos años a ser una decisión estratégica de ambos gobiernos maximizando el dialogo a partir de una diplomacia presidencial fructífera".

En efecto, puntualizó que "en diciembre de 2008 tuvo lugar una primera visita oficial de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a Rusia", y añadió que "como contrapartida, en abril de 2010 se dio la primera visita oficial en la historia de las relaciones argentino-rusas de un máximo jefe del Estado ruso al país".

Desticó que "Dmitri Medvédev se convirtió así en el primer mandatario ruso que visitó a la Argentina, incluido el período de la Unión Soviética".

Smith estimó que "a partir de estas visitas, el dialogo político que se vislumbraba terminó de consolidarse en julio del año pasado, cuando la Argentina recibió la histórica visita del nuevo presidente ruso, Vladimir Putin".

En ese marco, evaluó que "la última visita de Cristina realizada diez días atrás, se encuadra en este estado cordial de relaciones y en el reconocimiento mutuo de ser aliados estratégicos".

"Más allá de los acuerdos alcanzados en materia de defensa y cooperación en el ámbito aeroespacial, se destacan tres aspectos como los relevantes: las inversiones y cooperación en materia nuclear y energética, los avances para que el comercio se efectivice en las monedas de ambos países corriendo al dólar de la relación comercial y, en especial, la declaración política para el establecimiento definitivo de una asociación estrategia integral", subrayó el analista del Geenap.

Así remarcó que "las coincidencias políticas iniciales se están traduciendo en acuerdos económicos y políticos concretos".