Quito. Ecuador espera obtener inversiones por más de US$200 millones de las empresas petroleras privadas que operan campos marginales en el país, tras cerrar la renegociación de sus contratos, dijo el presidente de esta nación, Rafael Correa.

El gobierno prevé anunciar el resultado de las negociaciones de los contratos marginales el lunes, bajo las mismas condiciones que aplicó con las grandes firmas petroleras extranjeras que suscribieron los nuevos convenios de prestación de servicios en noviembre.

El proceso forma parte de la nueva política petrolera con la que Correa, quien dice impulsar el socialismo del siglo XXI en la nación, busca aumentar el control del Estado en el estratégico sector y los ingresos para las arcas fiscales, mediante nuevos contratos de prestación de servicios.

"Estamos renegociando con campos marginales muy duro en función del país. Vamos a tener grandes mejoras en cuanto a ingresos, en cuanto a montos de inversiones. Estamos negociando más de US$200 millones de inversiones", dijo Correa durante su informe semanal de labores.

En los contratos de campos marginales que operan 6 empresas petroleras, entre ellos consorcios entre firmas extranjeras y locales, el objetivo es pagar una tarifa fija por la explotación del petróleo.

En los contratos suscritos en noviembre la tarifa de pago a las petroleras grandes van desde US$16,72 hasta US$41 por cada barril extraído, de acuerdo a las condiciones y producción de las áreas concesionadas.

La producción de los campos marginales representa un aporte del 6% a la producción total nacional. El país, que es el socio más pequeño de la OPEP, produce unos 475.000 barriles promedio día (bpd).

La ley ecuatoriana considera campos marginales a los que representan una producción menor al 1% del total del país y están alejados de la infraestructura petrolera principal.

El ministerio de Recursos Naturales No Renovables dijo la víspera en un comunicado que "existen compañías que han mostrado su aceptación para llegar a un acuerdo de negociación".

"En este momento se puede decir que hay compañías que se van a quedar", agregó sin especificar cuáles serían esas firmas.

Con los nuevos contratos suscritos con las grandes petroleras Repsol-YPF, el consorcio chino Andes Petroleum, la italiana Eni, la chilena ENAP, el país recibirá unos 1.200 millones de dólares en inversiones en los próximos años.

La brasileña Petrobras no aceptó las condiciones de Ecuador y decidió entregar sus operaciones y activos al Estado, junto con otras tres empresas menores.