Río de Janeiro. El presidente brasileño, Michel Temer, anunció este miércoles que el gobierno de Estados Unidos negociará una "eventual" salida de Brasil de la lista de países que tendrán que pagar una sobretasa a las exportaciones de acero y aluminio a ese país.

En una reunión con el Consejo de Desarrollo Económico y Social (CDES), Temer afirmó que los nuevos aranceles anunciados por el presidente Donald Trump el pasado 8 de marzo y previstos para entrar en vigencia este viernes, no se aplicarán mientras duren las negociaciones entre ambas partes.

"Estoy viendo una declaración hecha por la Casa Blanca de que Brasil es uno de los países con los que comenzarán las negociaciones visando la eventual exención en las tarifas sobre la importación de acero y aluminio", dijo Temer.

Brasil era el país más afectado por la decisión de Estados Unidos de aumentar de 0,9% a 25% las tasas sobre importaciones de acero y de 2% a 10% sobre las de aluminio.

Brasil era el país más afectado por la decisión de Estados Unidos de aumentar de 0,9% a 25% las tasas sobre importaciones de acero y de 2% a 10% sobre las de aluminio.

Brasil es el segundo mayor exportador de acero a Estados Unidos, sólo superado por Canadá, país que queda fuera del decreto al ser miembro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Un tercio de estas exportaciones brasileñas de acero en 2017 (el 32,7% del total) fueron a Estados Unidos.

Por su parte, las importaciones de acero brasileño representaron el 13% del total de compras estadounidenses de acero el año pasado, apenas superadas por el 16,1% que representan las exportaciones de Canadá.

Según la Confederación Nacional de la Industria, la medida puede causar un perjuicio de US$3.000 millones a las exportaciones brasileñas de acero y hierro y de US$144 millones a las de aluminio.  

El gobierno brasileño expresó su preocupación por el anuncio de Trump y se mostró dispuesto a negociar desde el primer minuto, incluso anunció la posibilidad de recurrir a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para denunciar la medida.

También presente en el acto del CDES, el ministro brasileño de Hacienda, Henrique Meirelles, dijo que la decisión de Estados Unidos de aceptar una negociación muestra que el trabajo conjunto de varios órganos del gobierno brasileño "ya está dando resultado".

Meirelles abordó el martes el tema con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, durante la reunión de los ministros de Finanzas y los presidentes de los bancos centrales del Grupo de los 20, efectuada el 19 y el 20 de marzo en Buenos Aires.

"Le dije (a Mnuchin) que, en el caso de Brasil, no tiene sentido esta sobretasa por varias razones. Una de ellas es que Brasil produce acero que es usado por la industria americana para finalizar y para construir sus productos", agregó.