Washington.  El déficit de la cuenta corriente de Estados Unidos creció con fuerza en el cuarto trimestre de 2014 y fue el mayor desde el 2012, debido a una caída de las exportaciones y del superávit de los ingresos primarios.

El Departamento de Comercio dijo el jueves que la brecha de la cuenta corriente, que mide el flujo de bienes, servicios e inversiones hacia y desde el país, se elevó a US$113.500 millones en el cuarto trimestre de 2014 desde un saldo negativo revisado de US$98.900 millones en el tercer trimestre.

Se trata del mayor saldo negativo desde el segundo trimestre de 2012. Economistas consultados en un sondeo de Reuters pronosticaban que el déficit había aumentado a US$103.200 millones desde una cifra informada previamente de US$100.300 millones para el tercer trimestre.

El déficit de la cuenta corriente en el cuarto trimestre de 2014 representó un 2,6% del producto interno bruto (PIB), el mayor desde el cuarto trimestre de 2012, frente a un 2,2% en el tercer trimestre.

Para todo 2014, la brecha como porcentaje del PIB se mantuvo sin cambios respecto del año anterior, en un 2,4%.

El déficit de la cuenta corriente como porcentaje del PIB ha bajado desde un máximo histórico de 6,3% del PIB en el cuarto trimestre de 2005, ayudado en parte por un aumento en la producción de energía interna que ha reducido los gastos de importación de Estados Unidos.

En el cuarto trimestre, las exportaciones de bienes y servicios y los ingresos cayeron un 1,3%, a US$820.900 millones, reflejando la menor demanda en Europa y Asia.

El dólar, que se apreció un 6,2% en el trimestre, también afectó a las exportaciones.

El enérgico gasto del consumidor elevó las importaciones un 0,3%, a US$717.500 millones.

El superávit de ingresos primarios bajó a US$50.600 millones en el cuarto trimestre desde US$59.800 millones en el trimestre previo.

El déficit de ingresos secundarios aumentó a US$37.000 millones desde US$34.800 millones en el tercer trimestre.