Washington. Estados Unidos mantendrá diálogos de alto nivel sobre comercio con China y la Unión Europea la semana próxima, poniendo a prueba la capacidad del Gobierno de Barack Obama para superar las barreras que afectan las exportaciones y la expansión económica estadounidense.

Estados Unidos y China cerrarán el año con dos días de reuniones desde el martes. El jueves, la primera economía mundial empezará negociaciones con la UE.

La mayor atención estadounidense se concentrará en Pekín este año.

El viceprimer ministro chino, Wang Qishan, encabezará la delegación china, mientras que por Estados Unidos participarán el secretario de Comercio, Gary Locke, y el representante de Comercio, Ron Kirk.

A su encuentro anual de la Comisión Conjunta Chino-Estadounidense sobre Comercio e Industria (JCCT), el Gobierno de Obama se ve presionado por el Congreso para que muestre progresos en temas de comercio sensibles, desde la carne al sector del software.

Un grupo bipartidista de miembros de la Cámara de Representantes instó a Locke y a Kirk a presionar a China a comprometerse en metas específicas para cuantificar la reducción de la piratería de software estadounidense y otra propiedad intelectual y para impulsar las importaciones de productos estadounidenses.

Estados Unidos también quiere que China afloje las restricciones a las exportaciones de minerales de tierras raras, usados en una variedad de tecnologías.

La preocupación de Estados Unidos sobre la moneda china - que Estados Unidos dice está muy devaluada - no está formalmente en la agenda pero podría verse en conversaciones paralelas.

Otro tema importante serán las políticas de China sobre "innovación autóctona" que amenazan con obligar a las compañías estadounidenses a transferir propiedad intelectual a China para participar en el vasto mercado de las contrataciones públicas del país.

Sobre las negociaciones con la UE, la reunión de esta semana del Consejo Económico Transatlantico (TEC), encabezada por la el comisario de Comercio de la UE, Karel De Gucht, y por el subasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Michael Froman, explorará cómo reducir las barreras regulatorias que inhiben el comercio.

También se espera que discutan posibilidades de dar conclusión en el 2011 a la ronda de Doha de negociaciones de comercio mundial.

La UE está ansiosa por llegar a acuerdo, pero "hay dudas sobre si hay una real voluntad de ver el tema en el lado estadounidense", dijo un funcionario de la UE.
Estados Unidos tratará Doha con los chinos el lunes, en un encuentro previo al de la JCCT.