Washington. Estados Unidos, Canadá y la Corporación Financiera Internacional (CFI) anunciaron este viernes un acuerdo para destinar US$100 millones a un programa del sector privado para incrementar la producción agrícola en los países pobres.

Canadá prometió US$50 millones, Estados Unidos, US$25 millones y la CFI, un brazo del Banco Mundial, otros US$25 millones, para crear un programa que se espera reúna fondos a un ritmo tres veces mayor al total de otros donantes.

La meta será apoyar el crecimiento de los sectores competitivos agrícolas en los países de menores ingresos, y de esta manera reforzar su capacidad para tener una oferta de alimentos segura.

"En los países pobres, los pequeños agricultores, especialmente mujeres, son el eje central del sector agrícola", comentó el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner. "Si tienen un mejor acceso a nuevas tecnologías, semillas y suelos, podrán producir más cultivos", agregó.

El programa para el sector privado buscará propuestas de compañías e instituciones financieras que operan en países pobres y escogerá proyectos que ofrezcan el mejor potencial para impulsar la producción y aumentar el acceso a los mercados.