Un paso importante dio el Acto Legislativo 13 de 2010, que modifica el sistema general de regalías (impuestos), en la Comisión Primera del Senado. Con 14 votos a favor y tres en contra a la iniciativa le restan siete debates.

Tras una larga jornada de discusión y debates, que se extendió por cerca de 11 horas, donde participó la mayoría de actores interesados en las regalías, hacia las 8:30 de la noche de este miércoles, el presidente de la célula legislativa, Eduardo Enríquez Maya, levantó la sesión y convocó a sus integrantes para votar la reforma a las 00:05 de este jueves, en cumplimiento del primero de ocho debates que debe cursar la iniciativa del Gobierno.

Los ministros de Hacienda, Juan Carlos Echeverry y de Minas y Energía, Carlos Rodado Noriega, han insistido en que con la adopción de una reforma al actual régimen constitucional y legal de Regalías se establecerían mecanismos de ahorro y distribución acordes con el nuevo escenario de producción minero energética en el país y se fortalecerían los alcances que tendrían las regalías para los gobiernos subnacionales en su desarrollo económico y lucha contra la pobreza. El ministro de Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras también hizo su aporte.

Defensas y ataques

El senador Roy Barreras hizo una defensa del proyecto. Explicó las bondades de la iniciativa y señaló que con el mecanismo se permitirá descontar un 10% con destino al ahorro pensional territorial, y los recursos restantes se distribuirán entre el Fondo de Ahorro y Estabilización Regional, y el Fondo de Inversión Regional.

El opositor senador Iván Moreno, de Polo Democrático, dijo que "esta iniciativa es inconveniente frente al tema de la autonomía territorial. Se convierte en una amenaza a la descentralización de los municipios y departamentos. Acaba con muchos de los proyectos de inversión social que se desarrollan".

Al negarse a firmar la ponencia, reiteró que "nuestra aspiración es buscar a futuro unos recursos adicionales para las transferencias de las regalías que se destinarán a departamentos que no son receptores ni productores".

El senador conservador Hernán Andrade, indicó "este es un tema de los grandes conglomerados urbanos contra departamentos pequeños. Siempre el tema de regalías, ha sido una talanquera en salud, educación. Hemos querido que las regalías se inviertan en el aparato productivo de la región, pero apenas se puede invertir el 15%".

El congresista José David Name Cardozo dijo que "aquí de lo que se trata es de evitar un trato injusto e inequitativo para las regiones que están recibiendo algo por los daños que se ocasionan en su medio ambiente y hasta el momento no se conoce la fórmula que se propone para recibir al menos la misma cifra para proyectos sociales y económicos".

La legisladora Maritza Martínez, de Partido de la U, afecto al gobierno del Presidente Santos, indicó que "ni el Gobierno ni los ponentes no han dicho toda la verdad" y dijo que "con la actual propuesta las regiones van a recibir menos de lo que han recibido con el sistema actual".

La congresista invitó a los miembros de la Comisión Primera "a hacer el mejor esfuerzo para encontrar reglas de juego que no vayan a ocasionar daños irreparables para las regiones que tienen en las regalías la fuente de recursos para proyectar sus inversiones".

La presidenta de la Comisión Quinta del Senado, donde comenzó a ‘calentarse' el tema de las regalías, Dayra Galvis, expresó su preocupación "porque estamos lejos del consenso y aquí lo que hay son pensamientos heterogéneos que nos obligan a seguir revisando cuál es el camino a seguir porque nuestra responsabilidad es con la regiones y debemos garantizar que la equidad sea una realidad, no solo para los que tienen yacimientos y minas, sino también para los que no tienen nada".

El senador Félix José Valera del independiente Partido Verde dijo que el problema radica "en el sacrificio que hace el proyecto de la inversión y la autonomía de las regiones".

Rodrigo Villalba Mosquera, del Partido Liberal, dijo que los congresistas "estamos ante una enorme responsabilidad con las regiones y, definitivamente, en los términos que está planteada la reforma al sistema de regalías no sirve, no ayuda y no soluciona a resolver los problemas que hay que atender ahora y en el futuro".

El senador Manuel Enríquez del Partido de la U, indicó que "esta iniciativa va a jalonar una verdadera transformación productiva y de equidad regional. Con esto estamos sembrando el porvenir de nuestras futuras generaciones".

El opositor senador Luis Carlos Avellaneda del Polo Democrático, advirtió que su partido votará negativamente el proyecto. "Este proyecto afecta la descentralización, es antidemocrático, no es equitativo. Aquí va a haber expropiación, de unos recursos de los municipios productores, de los puertos y sus departamentos, le están arrebatando unos recursos a estas regiones", dijo Avellaneda.

El ministro de Minas, Carlos Rodado Noriega, dijo que los recursos que hagan las regiones, son de ellas y no de la Nación. Indicó que se busca que una parte del ahorro "pueda ser utilizado para financiar programas de maestría y doctorados de colombianos en el exterior".

Insistió en que este sería uno de los usos "más interesantes que se podría dar a ese ahorro".

El Representante a la Cámara, Camilo Andrés Abril de Cambio Radical, le pidió al gobierno "mirar y revisar el tema de otra manera, porque no deben ser los argumentos de la corrupción los que debe magnificar el gobierno para centralizar el manejo de las regalías".

La propuesta

La iniciativa contempla que el sistema general de regalías (impuestos) se compone, de un parte, de dos fondos, el de Ahorro y Estabilización y el de Competitividad Regional, y de la otra, por los actuales beneficiarios de los recursos de regalías y compensaciones, y por recursos para inversión en ciencia, tecnología e innovación en las regiones.

Todo esto será asignado una vez se hacen los descuentos de Ley correspondientes a los aportes a pensiones territoriales.

El Fondo de Ahorro y Estabilización se financiará con parte de los recursos de regalías y compensaciones y tendrá como objetivo general absorber las fluctuaciones en el valor de las mismas, con el propósito de reducir la volatilidad en los ingresos de los beneficiarios.

El Fondo de Competitividad Regional se compone del Fondo de Compensación Regional y del Fondo de Desarrollo Regional.

Con el primero, se pretende cumplir con el principio de equidad social, de forma que la distribución de los recursos favorezca a las regiones más pobres del país, asignándole una alta prioridad a las zonas costaneras y las situadas a lo largo de nuestras fronteras, para que alcancen un nivel de desarrollo equiparable al del promedio nacional.

Con el Fondo de Desarrollo Regional, se pretende dar cumplimiento al principio de equidad regional. Dicho fondo debe derivar en un diseño de distribución del ingreso que favorezca el desarrollo de todos los Departamentos y municipios. Este concepto de equidad regional fortalece la integración de diversas entidades territoriales en proyectos comunes, y otorga una mayor flexibilidad a dichas entidades para la inversión de los recursos y priorización de proyectos y necesidades.