Observa.com - El cuarto trimestre del año es el más esperado por empresarios y comerciantes. Las fiestas navideñas aseguran un oasis de ventas que no es común en otros momentos del año para buena parte de los rubros de consumo masivo. La estabilidad del dólar y el aumento del salario real –que creció alrededor de 3% en promedio hasta agosto–, favorecido por la baja de la inflación, han dado impulso a la demanda de los hogares este año.

Los expertos prevén un crecimiento del 3,5% para el consumo privado en 2017.

Eso significa una aceleración sensible respecto al magro 0,7% de aumento que mostró el cierre de 2016, incluso por debajo de la expansión de la economía en general (1,5%) cuando en años previos fue uno de los motores de la expansión.

Así, el gasto final de las familias volvió a transformarse en uno de los impulsores de la actividad local –junto con las exportaciones–, que explicaron el crecimiento promedio de 3,6% de la actividad durante el primer semestre.

De hecho, el consumo pasó de crecer a una tasa interanual de 4,1% en el primer trimestre a 4,4% en el segundo tercio.

El contexto económico regional también influye con el aporte que significa el turismo y la competencia de las compras fuera de fronteras.

En los últimos 18 meses, Argentina y Brasil se encarecieron significativamente si se los compara con Uruguay. Eso no solo ha generado que para los uruguayos ya no sea tan atractivo viajar a la vecina orilla con el objetivo de hacer compras con la misma asiduidad que lo hacían años atrás; ahora a los argentinos les resulta más conveniente visitar el país.

El optimismo que marca el escenario turístico para la próxima temporada también se ve como un indicador positivo que podría ayudar el crecimiento del consumo como consecuencia de una mayor afluencia de visitantes extranjeros. De hecho, Cinve ya proyectó un nuevo récord de visitantes para la temporada estival diciembre 2017-abril 2018.

El futuro. Si las condiciones no se modifican, empresarios y comerciantes son optimistas en lo que respecta a las ventas para el resto del año.

Según los expertos, la mejora en el poder adquisitivo en dólares se traduce a más consumo de bienes durables (autos, motos, electrodomésticos). La venta de este tipo de bienes ha evolucionado en forma más favorable que el consumo de bienes no durables.

"Generalmente somos un termómetro de lo que es la actividad productiva, de la actividad económica del país; cuanto mejor le va al país, mejor le va al sector", dicen desde el rubro automotriz uruguayo.

En este sentido, el economista Santiago Rego, de CPA Ferrere, aclaró que el crecimiento del consumo no significa "una mejora de todos los sectores", sino que se visualiza un incremento "muy fuerte" alojado principalmente en la demanda de esos bienes durables. El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de agosto también mostró números positivos para ese sector. La predisposición a la compra de bienes durables creció 2,3% en promedio en los últimos dos meses.

Las ventas de automóviles 0 km son el reflejo, por excelencia, de la mejora en las expectativas de los consumidores uruguayos.

En el acumulado enero-agosto se vendieron 26.364 autos nuevos, un crecimiento del 26% respecto a igual período del año pasado. Más explosivo aún fue la expansión de los utilitarios, que con 8.357 unidades vendidas se disparó 47% en igual comparación.

El crecimiento es significativo para el sector, más aun si se tiene en cuenta que venía de tres años de caída. Además, proyectan que para fin de año, este porcentaje se mantenga o incluso aumente debido a la suba de la tasa consular –entra en vigencia el 1° de enero de 2018–, ya que ello incentivará la decisión de recambio de un 0 km.

Los vehículos de pasajeros más demandados siguen siendo los autos de menor cilindrada, que también son los que pagan menos impuestos y, como consecuencia, son los de menor valor. La estabilidad del dólar durante los primeros ocho meses fue otro de los aliados que alentó el recambio de autos 0 km en la plaza local.

"Generalmente somos un termómetro de lo que es la actividad productiva, de la actividad económica del país; cuanto mejor le va al país, mejor le va al sector", dijo el gerente de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU), Ignacio Paz.

Electrodomésticos. En el rubro de los electrodomésticos esperan que la comercialización de este último trimestre se perfile bien. Estiman que las ventas se mantendrán respecto al 2016, aunque en los últimos dos meses estuvieron bajas, indicó el director de Motociclo, Leonardo Rozemblum.

Por su parte, el presidente de la Cámara Uruguaya del Disco, Mauricio Ubal, estimó que las ventas aumentarán, por lo menos, entre 10% y 15%. Además, explicó que existe un balance entre la disminución de las ventas de CD y DVD y el repunte en la colocación de vinilos.

El presidente de la Asociación de Importadores Mayoristas de Almacén, Fernando Melissari, comentó que el sector ve con gran optimismo el cierre de este año. Esperan que las ventas se incrementen entre 5% y 10% en relación al año anterior. En 2016 ya habían tenido un muy buen último trimestre pero "las expectativas para el verano de este año son más fuertes todavía", aseguró.

Una dosis de cautela. Los empresarios y comerciantes de otras ramas de actividad son más cautos con las expectativas para el sector. Incluso, teniendo en cuenta los datos que muestra el ICC en el último tiempo.

El director de Economía de Equipos Consultores, Alejandro Cavallo, dijo que el indicador se ha estabilizado en la zona de "moderado pesimismo" a "moderado optimismo".

El experto explicó que si el ICC se mantiene en torno a los 50 puntos de aquí a fin de año, los datos de consumo interanuales "deberían de ser favorables y seguir mostrando tasas de crecimiento similares a las que se han visto en estos trimestres de este año".

A pesar de estos alentadores datos, los grandes centros comerciales esperan un magro crecimiento para este último trimestre. Después de un largo período de enfriamiento en las ventas, esperan con expectativas el mes estrella del año: diciembre. Aunque desde ya, no esperan llegar a los picos que registraron entre los años 2011 y 2012.

De hecho, el gerente general del Nuevocentro Shopping, Alex Malachowkki, no ve con ojos tan positivos la última parte del año.

Según explicó, el trimestre de julio-setiembre fue el "más flojo" en cuanto a las ventas si se lo compara con el mismo período de 2016. Los rubros deportes y electrodomésticos son los que "vienen sufriendo más". El resto de los sectores "depende del mes", sostuvo.

"Si la tendencia sigue así, terminaríamos el año con números que no son tan lindos como los de los años anteriores", estimó. En ese sentido, añadió que durante 2016 las ventas crecieron en términos reales (por encima de la inflación) a tasas de dos dígitos, mientras que este año no se pudo sostener esa tendencia.

En la misma línea, el presidente de Grupo Centro, Marcelo Carrasco, tampoco fue optimista con los números para el cierre de este año. Indicó que tienen una "expectativa media" y proyectan que las ventas de vestimenta y calzados se mantengan o incluso desciendan. Sin embargo, destacó como una arista positiva la llegada de la tienda brasileña Renner a 18 de Julio.

En tanto, en el rubro gastronómico, a pesar de la variedad de oferta creciente en la zona céntrica, estiman que los números sean más positivos que en el rubro vestimenta, dijo Carrasco.

Por ahora, nada hace pensar que el consumo tenga un mal cierre de año, aunque todavía giran algunas amenazas como un probable fortalecimiento del dólar o las dificultades que tiene la economía para generar nuevos empleos.

El crédito al consumo se estabilizó en julio luego de siete meses consecutivos de caída interanual.

El crecimiento del financiamiento otorgado por administradoras de crédito y los bancos privados a las familias uruguayas permitió sostener la caída de las colocaciones del Banco República, que redujo 3,7% en pesos constantes su cartera de crédito vigente.

Por su parte, la banca privada tuvo un cuarto mes consecutivo de crecimiento en el crédito al consumo, con un incremento de 3,5% interanual. En tanto, las administradoras de crédito pasaron de contraer 1,5% su cartera en junio respecto a igual período del año pasado, a un crecimiento de 4,5% en julio.

De todas formas, de a cara a lo que resta del año el Monitor de Crédito al Consumo elaborado por Pronto! advierte que la tendencia para octubre-diciembre no es de continuidad de crecimiento del mercado de préstamos, al menos en el ritmo observado hasta ahora, aunque eso dependerá de la evolución de las primeras semanas del décimo mes del año.