Russia Beyond the Headlines

1. A Barack Obama no le pusieron la escalera

El mayor escándalo diplomático de Hangzhou tuvo lugar cuando el presidente de EE UU todavía no pisado tierra china: los organizadores no instalaron una escalera ante la puerta delantera del avión de Obama, según manda el protocolo, y el presidente tuvo que bajar por una puerta secundaria. Además, los funcionarios no permitieron a los periodistas afines a Obama que se acercasen. “Es nuestro país, es nuestro aeropuerto, ¿ok?”, gritó uno de los organizadores a una representante del servicio de prensa de la Casa Blanca que pedía una explicación.

En algunos medios de comunicación se ha indicado que este incidente está relacionado con las malas relaciones entre Washington y Pekín. No obstante, según el periódico South China Morning Post, fue la delegación estadounidense la que rechazó la escalera porque el conductor no hablaba inglés. Obama ha preferido no dar mucha importancia a lo sucedido: “No solo pasa aquí, pasa en muchos lugares. Si eres el país anfitrión a veces puede parecer demasiado”. 

2. Conductores despistados

Según señala Andréi Kolésnikov, periodista del periódico Kommersant cercano al presidente Vladímir Putin, los conductores chinos en Hangzhou provocaron algunos problemas. Muchos de ellos, que no parecían del lugar, no lograban encontrar los puntos a los que debían llevar a los altos cargos políticos.

Por ejemplo, Putin tardó mucho tiempo el volver a su hotel tras el encuentro que mantuvo con su homólogo turco, Erdogan. “Estuvimos dando vueltas alrededor del lago Xihu durante una hora y media — comenta Kolésnikov a Kommersant FM  —. El conductor no era de Hangzhou, puede que tuviera ganas de disfrutar de las vistas del lago”.

3. Theresa May olvidó dar la mano a Vladímir Putin

Durante su reunión con la nueva primera ministra británica, Theresa May surgió otro imprevisto. Al intercambiar saludos con los miembros de las delegaciones, los líderes se acercaron a sus asientos y Putin tendió la mano a May en el momento del apretón de manos protocolario, pero la primera ministra ya se había sentado. Putin tuvo que pedirle que se levantara.

Según Dmitri Peskov, secretario de prensa de Putin, en este incidente no hay ninguna motivación política. “No hay ninguna trampa: ella (May) se había sentado y Putin le pidió que se dieran la mano ante las cámaras, como es habitual — informó Peskov —. Con las prisas, a la primera ministra se le pasó”.

[[wysiwyg_imageupload:7298:]]

4. Angela Merkel se confundió de hora

El encuentro bilateral entre Putin y la canciller alemana, Angela Merkel, comenzó con las llanas palabras “Guten Morgen!” (“Buenos días”), aunque la hora pasaba de la media noche. “Espero que le queden fuerzas todavía — respondió con compasión Putin — "Buenas noches”. Por cierto, Merkel aclaró que, según la hora europea, todavía era de día, por lo que le sobraban fuerzas todavía.

[[wysiwyg_imageupload:7295:]]

 

5. Putin regaló a Xi Jinping una caja de helados

El único con el que Putin no tuvo problemas de comprensión durante su encuentro fue el presidente de la República Popular China, Xi Jinping. En el Foro Económico Oriental, celebrado justo antes de la cumbre de Hangzhou, los inversores chinos le contaron a Putin que en su país adoran el helado ruso,  pero que es difícil de conseguir en China.

El presidente ruso prometió que regalaría helado a Xi Jinping. El líder chino no tuvo que esperar demasiado: Putin llevó a Hangzhou una caja entera y se la entregó nada más empezar el encuentro. El líder chino se mostró gratamente sorprendido. “En cada uno de mis viajes a Rusia pido que me compren un helado ruso. Después lo comemos en casa. La nata en Rusia es mejor, por eso el helado es especialmente sabroso”, cita Rossiyskaya Gazeta las palabras del presidente de China.

Russia Beyond the Headlines es un recurso informativo multilingüe, una fuente de noticias, opiniones y análisis sobre las cuestiones culturales, políticas, empresariales, científicas y sociales que afectan a Rusia. Cuenta con un boletín de noticias semanal. Más información aquí.