Pasar al contenido principal
El uso de dinero electrónico se debate en Ecuador
Domingo, Mayo 29, 2016 - 11:22

Según la normativa vigente, las personas deben abrir una cuenta en el Banco Central para entregarle dinero a cambio de moneda electrónica cargada en sus celulares.

Quito. Desde el 19 de septiembre de 2014, 59 de las 84 publicaciones que el Banco Central del Ecuador (BCE) ha realizado en su canal de YouTube están vinculadas a la promoción del uso de dinero electrónico, un medio de pago alternativo, ha dicho el régimen, en medio de una economía con falta de liquidez, con menos dólares. Con dibujos animados se explica, por ejemplo, la forma de abrir una cuenta enviando un mensaje de texto sin costo, sin internet. “Me parece muy ágil”, dice quien es identificada como María Aguilar –una programadora de Guayaquil– en otro video con imágenes de testimonios de taxistas, de dueños de locales. “Lo había escuchado de pronto en países más grandes, pero no pensé que iba a ocurrir en Ecuador”, dice Carlos López, de la universidad Yachay, según el video promocional.

Se trata de una iniciativa derivada de la entrada en vigencia, hace 20 meses, del Código Orgánico Monetario y Financiero, que da al Banco Central la función privativa de emitir moneda electrónica respaldada con activos líquidos.

Al 13 de mayo pasado, las últimas cifras publicadas en el sitio web del Banco Central dan cuenta de transacciones con dinero electrónico por un monto de $ 792.097 a través de 11 bancos, 53 locales de supermercados, 4 farmacias, 12 restaurantes, según la web efectivo.ec, creada por el BCE para impulsar su uso. Ocurre entre debates que se realizan en seminarios y talleres en los que se plantean interrogantes y también temores: el ente que controla y guarda las reservas de la economía pone a funcionar un mecanismo de pago que puede significar descuentos tributarios y que se respalda en las mismas reservas de la dolarización.

Según la normativa vigente, las personas deben abrir una cuenta en el Banco Central para entregarle dinero a cambio de moneda electrónica cargada en sus celulares. Es un canje de billetes con el organismo que se encarga de controlar el circulante de la economía de un país dolarizado, sin moneda nacional desde el 2000, por lo que no tiene la función de emitirla.

Este canje se da en momentos en que las reservas internacionales del país –lo que el Banco Central tiene en billetes o en oro como activos líquidos– no alcanzan a cubrir las reservas bancarias, que son el respaldo de los depósitos que las personas tienen en el sistema financiero público y privado.

En ese contexto, las dos últimas normas sobre impuestos aprobadas por la Asamblea Nacional a pedido del Ejecutivo dan incentivos tributarios para el pago del impuesto al valor agregado (IVA), del impuesto a la renta y del régimen impositivo simplificado (RISE) a las transacciones realizadas con dinero electrónico. ¿Qué deben hacer las personas y las empresas para acceder a lo que en estas leyes se presenta como beneficios? Tienen que abrir una cuenta de dinero electrónico.

En el caso del IVA, una devolución de oficio desde el miércoles próximo por parte del Servicio de Rentas Internas (SRI) del valor correspondiente a cuatro puntos de ese tributo, siempre y cuando las personas utilicen lo que el organismo recaudador denomina “efectivo desde mi celular”, en su sitio web. Es una medida establecida en la Ley de Solidaridad, que fue aprobada con el objetivo de que el Gobierno recaude más fondos de los ciudadanos para la reconstrucción tras el terremoto. Sin embargo, se estableció esta excepción pese a que la recaudación será menor si se usa dinero electrónico.

Desde el 1 de mayo, el SRI ya está facultado a devolver dos puntos del IVA de este mismo modo. Incluso, la devolución de un punto para los que pagan con tarjetas de débito y de crédito requiere la apertura de una cuenta, ya que se devuelve en dinero electrónico.

Quienes pagan el impuesto a la renta pueden reducir la base imponible para su cálculo, en el periodo 2017-2019, al excluir ingresos, costos y gastos realizados con dinero electrónico. En cambio, los sujetos al RISE (microempresas y pequeñas empresas) tendrían la devolución del 5% del valor que deben pagar si la usan, más un 5% adicional por comprar y vender con dinero electrónico.

Pero ¿cuál es el respaldo de esta moneda cargada como billetera en los teléfonos celulares? Serían los dólares en billetes manejados por el BCE y su respaldo lo acumulado en la reserva internacional que al momento no cubre la totalidad de las reservas bancarias.

Alberto Dahik, director del Centro de Estudios Económicos y Sociales para el Desarrollo de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, desconfía de la forma como el Banco Central maneje lo que para él sería el ingreso de otra moneda con un valor diferente, lo que puede poner en jaque al sistema de dolarización: “El hecho de que se le dé un descuento en el IVA a la gente significa que están dándole otro valor... Cómo un gobierno que está en soletas financieramente, que ha establecido impuestos últimamente, cómo así está regalando IVA, es por alguna razón”, asegura.

Y lo dice en referencia a como el BCE ha venido cubriendo los huecos financieros del Ministerio de Finanzas con la compra de bonos estatales o la emisión de los llamados Títulos del Banco Central (TBC) que el gerente del BCE, Diego Martínez, los define como instrumentos financieros electrónicos. Estos últimos son entregados al Ministerio de Finanzas que, a su vez, emite certificados de tesorería para pagar deudas a contratistas, municipios...

Walter Spurrier, analista y editor de la publicación económica Análisis Semanal, afirma que el problema se centra en el total de activos líquidos del Central con unas reservas internacionales que no alcanzan a cubrir las bancarias: “Lo mínimo que tendría que tener (el BCE) son las reservas de los depósitos de las instituciones que captan dinero de las personas, y eso incluye a los bancos del sector público, como el Banco Nacional de Fomento”.

La Ley de Régimen Monetario reformada tras la dolarización determinaba un sistema de balances para que las reservas internacionales del BCE cubrieran al menos lo que circula como moneda fraccionaria y la totalidad de las reservas bancarias. El actual Código Orgánico Monetario y Financiero vigente desde septiembre de 2014 no establece este mecanismo.

Martínez ha asegurado que el punto de quiebre en el BCE se centra ahora en que las reservas internacionales sean iguales o superiores a los depósitos que tiene la banca privada en la entidad, excluyendo a los del sistema financiero público.

Pablo Lucio Paredes, director del Instituto de Economía de la Universidad San Francisco de Quito, considera que lo establecido por ley en torno al dinero electrónico es poco claro: “Un activo es un papel del Gobierno y siempre se puede decir que es líquido ya que se lo puede vender en el mercado. Ese es el riesgo... El problema es que esto abre la puerta a que el Gobierno emita dinero electrónico sin ningún tipo de respaldo para financiarse”, dice por vía e-mail.

Martínez lo niega. Afirma que por resolución, la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera estableció que el dinero electrónico sea canjeado por dólares o el oro de las reservas internacionales. Y como argumento para el uso del sistema ha dicho que al país le cuesta entre $ 8 y $ 10 millones al año la importación de billetes para canjear los dañados.

César Robalino, expresidente de la Asociación de Bancos Privados, afirma que las entidades bancarias privadas pagan al BCE $ 19,50 por cada mil billetes, más el costo del traslado del Central a sus oficinas.

Autores

El Universo.com