El embajador de Brasil en Argentina, Everton Vieira Vargas, consideró "estratégica" la relación entre ambos países, principales economías de América del Sur, al conmemorar hoy el 194 aniversario de la Independencia brasileña.

"Desde la celebración del 7 de septiembre del año pasado, han transcurrido hechos cruciales tanto para el Brasil como para la Argentina, que reflejan el interés de nuestras sociedades por el desarrollo y su compromiso con la democracia", expresó.

El diplomático brasileño se refirió a la asociación estratégica bilateral en un artículo de opinión difundido este miércoles en el diario argentino "La Nación".

"En un contexto marcado por cambios y desafíos, es grato constatar que sigue inmutable la prioridad que ambos países -sus pueblos y gobiernos- atribuyen a la asociación estratégica bilateral", subrayó.

Vieira Vargas consideró que en su país (Brasil), donde la semana pasada fue destituida la presidenta Dilma Rousseff, se demostró el compromiso "con la búsqueda de soluciones en un ambiente de respeto a la democracia y a la institucionalidad".

La asunción del nuevo gobierno a cargo de Michel Temer, resultado de un juicio político en el Senado, "transcurrió en estricta conformidad con la ley, cumpliendo los ritos en el Congreso y en el Supremo Tribunal Federal (STF)".

"Los cambios en las dirigencias no alteran la prioridad atribuida a la relación bilateral. Para Brasil y, estoy seguro, para Argentina también, la asociación estratégica entre nuestros países es una política de Estado", sostuvo Vieira.

Observó "con satisfacción que la gestión del presidente Macri proporcionó la apertura de nuevos canales de diálogo, que confirman la disposición de traducir a los hechos su discurso político, que siempre posicionó al Brasil como prioridad de política exterior".

Dijo que luego de dos años de recesión, hay indicios de que la economía brasileña volverá a crecer en 2017, dato muy positivo no sólo para el Brasil, sino también para Argentina.

El embajador auguró que esta recuperación económica del país sudamericano se traducirá en más comercio bilateral, inversiones, puestos de trabajo y renta.