La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de los Estados Unidos aceptó la solicitud de la empresa Puente para aportar su visión sobre los efectos que tendría si avanza el juicio que impulsan los fondos buitre contra la Argentina, informó la firma.

"El objetivo de nuestra declaración ante la Cámara de Apelación es que la justicia norteamericana comprenda que la decisión de Griesa es muy extrema e injusta para nuestro país y también para todos los tenedores de bonos argentinos", destaca un comunicado de Puente.

En ese sentido, remarcó: "No puede ser que, a pesar de que la Argentina demostró y sigue demostrando voluntad de pago de su deuda, Griesa tenga la posibilidad de empujarnos al default parcial".

"Esto sería muy perjudicial para la economía nacional y, en consecuencia, para todos los argentinos", señaló Federico Tomasevich, presidente de la empresa.

Bajo la figura de "amicus curiae", Puente podrá presentar sus argumentos en contra de la decisión emitida por el juez Griesa que ordenaba a la Argentina pagar a los “holdouts” en términos más beneficiosos que los acordados con los tenedores que acompañaron al país en aquella instancia, cuando aceptaron una quita en la restructuración de su deuda.

En este contexto, "es clave que el Tribunal comprenda el impacto negativo que podría tener una decisión a favor de los fondos buitre en la economía y finanzas de la Argentina, privilegiando maximizar la rentabilidad de unos pocos en contra del desarrollo del país", destacó el comunicado de la empresa.

Puente se ha especializado en negocios de Investment Banking, Asset Management, Private Banking y Trading & Execution, opera en forma ininterrumpida en la Argentina desde 1915 y cuenta con más de 10.000 clientes activos entre Corporativos, Institucionales, Individuos, Gobiernos e Instituciones Financieras.

Además, administra activos por más de US$2.000 millones y opera un volumen de más de 16.000 millones de pesos anuales, informó la empresa.