Mientras en el 2010 nuestro país celebraba el crecimiento de varios sectores económicos, el área industrial tiene dificultades, no puede avanzar debido a que le es imposible acceder a los mercados de países vecinos, denunció Carmen Cosp.

Lamentó que Paraguay sea el país de menor desarrollo en la región y que, a pesar de eso, en la práctica sea el único socio del Mercosur que cumple con lo estipulado en el Tratado de Asunción y de los demás acuerdos adicionales, a pesar de los perjuicios que le siguen causando.

“Las asimetrías son muy pronunciadas. Argentina, por ejemplo, lidera el ranking mundial de países proteccionistas, con 120 medidas; le sigue Rusia con 119 y Brasil con 74. En el otro extremo se encuentra Paraguay, con solo tres medidas proteccionistas, Chile con dos y Uruguay ninguna”, destacó la empresaria.

Impuestos excesivos. La prueba de que los socios del bloque no respetan el Tratado de Libre Comercio son las trabas extraarancelarias que imponen a nuestro país. Por ejemplo, Argentina exige alrededor del 50% de impuestos internos, “como el IVA adicional, que varía del 10 al 20%, según ellos decidan sobre la mercadería exportada desde Paraguay; también está el impuesto a las ganancias, los impuestos regionales”, entre otros, añadió.

Con esas barreras, los pocos productos paraguayos que acceden al mercado argentino quedan fuera de competencia debido a la gran diferencia de precios para los compradores finales.

En contrapartida, los productos argentinos y brasileños invaden nuestro pequeño mercado. “Paraguay es muy benévolo con los importadores. Desde el principio del tratado, lastimosamente no ha existido una política de Estado para exigir ley pareja, que posibilite el desarrollo de la industria”, puntualizó la empresaria.

Dijo que la tarea de exigir respeto en el Mercosur debe ser llevada adelante no solo por el Poder Ejecutivo, sino también por el Legislativo y el Judicial, así como por las autoridades de Industria y Comercio y Relaciones Exteriores.

En ese sentido, hubo casos en los que el Poder Judicial falló a favor de transnacionales en detrimento de las industrias locales. “Parece que les tenemos miedo a los importadores, porque son increíblemente bienvenidos en nuestro país. Por ejemplo, mientras que nosotros desde hace tiempo solicitamos una reunión con el presidente de la República, Fernando Lugo, y hasta ahora no hemos conseguido, los importadores ya se reunieron con él”, señaló la empresaria, haciendo referencia a la desigualdad que incluso se da en nuestro propio territorio.