Las relaciones comerciales entre Venezuela y Colombia avanzan mejor en las esferas diplomáticas que en la práctica.

Cuando faltan tres días para que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se reúna en Caracas con su homólogo venezolano, Hugo Chávez, los empresarios reunidos en la Cámara de Integración Económica Colombo Venezolana (Cavecol) le pidieron a las autoridades que "se liberen las restricciones administrativas al comercio binacional, para darle de una vez oxígeno a las relaciones", señaló Luis Alberto Russián, presidente ejecutivo de la cámara.

El motivo del encuentro presidencial es darle seguimiento a los acuerdos que han hecho ambas naciones desde que restablecieron relaciones comerciales en agosto, y que, entre otros puntos, incluye el pago de la deuda que mantiene la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) con empresas colombianas.

Hasta la fecha Cadivi ha cancelado US$204 millones a empresas del sector salud, farmacéutico, aerolíneas y químicas. El ente cambiario anunció que próximamente desembolsará otros US$200 millones a las exportadoras colombianas.

Aunque Russián reconoce los avances en las relaciones bilaterales, explicó que el intercambio comercial binacional no mejorará mientras las empresas colombianas no puedan acceder a divisas oficiales a través de Cadivi y se sigan manteniendo restricciones administrativas en la entrega de certificaciones y permisos necesarios para poder importar desde Colombia a Venezuela.

Certificaciones de No Producción o Producción Insuficiente, del Sencamer, de origen, permisos de importación y fitosanitarios son algunos de los documentos a los cuales no están accediendo muchas de las empresas que importan desde el vecino país.

Las empresas que fabrican envases para el embalaje, papel y cartón, cerámicas, piezas sanitarias y productos químicos han sido las menos afectadas, porque no requieren tantos permisos para traer sus productos al país y son piezas clave para la supervivencia de la producción nacional, según Russián.

La industria colombiana de los electrodomésticos, textil, de la confección y el calzado han sido, en cambio, las más perjudicadas por las restricciones administrativas que persisten en Venezuela.

Segundo año de caída. Cavecol estima que, por causa de estas trabas al comercio, al cierre de 2010 el intercambio con Colombia se desplomará cerca de 63% por segundo año consecutivo, luego de haber crecido sostenidamente desde 2004.

La cámara prevé que al cierre de 2010 se transarán bienes por un monto cercano a los US$1.700 millones, de los cuales US$1.400 millones exportará Colombia y entre US$270 y US$300 millones se venderán desde Venezuela.

En 2009 se alcanzaron US$4.619 millones de comercio binacional, según cifras del Sistema de Informaciones de Comercio Exterior (Sicoex).

El 22 de abril de 2011 Venezuela se desligará por completo de las obligaciones con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), bloque comercial del cual el país se retiró hace ya cinco años.

Russián espera que en la reunión de este viernes ambos mandatarios debatan acerca del marco de referencia que regirá las relaciones comerciales de los dos países en el futuro, así como el arancel bajo el cual trabajarán, que actualmente es cero "0". "El presidente Santos anunció que para el 11 de abril de 2011 ya estará listo el nuevo marco regulatorio que regirá las relaciones entre ambos países, y ojalá sea así", dijo.

No obstante, la mayor preocupación de los empresarios siguen siendo las restricciones al comercio por parte de las autoridades venezolanas.

El directivo de Cavecol cree que, mientras no se liberen las trabas y se restaure la confianza, las cifras de intercambio con Colombia seguirán siendo nulas y será más difícil retomar los valores de 2008, cuando el comercio bilateral alcanzó los US$7.734 millones, según Sicoex.