Río de Janeiro. Las grandes empresas de Brasil pusieron a la venta activos por un valor total de 38.000 millones de dólares debido a la crisis que atraviesa el país sudamericano, difundió hoy la prensa local.

El diario "O Globo" mencionó que la cifra referida, que incluye tanto a empresas públicas como privadas, corresponde a los planes de privatización del gobierno y significa cerca del 2,7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) brasileño de 2014.

El gobierno nacional es uno de los más interesados en vender activos como parte del plan para sanear sus cuentas fiscales que están en números rojos desde el año pasado.

La agencia estatal Infraero anunció en las últimas semanas que baraja la posibilidad de vender su participación en al menos cinco aeropuertos parcialmente privatizados, operación que aportará a los cofres públicos hasta 2.500 millones de dólares.

"O Globo" indicó que entre las empresas incluidas están las mayores del país, como la estatal Petróleo Brasileño Sociedad Anónima (Petrobras), afectada por un gran escándalo de corrupción, así como la minera Vale, que es la mayor exportadora de hierro del mundo.

Otras constructoras releventes de Brasil, entre ellas Odebrecht y Camargo Correa, también se han visto involucradas en la investigación del caso Petrobras, por lo que se han visto forzadas a poner a la venta parte de sus activos.

Las empresas han declarado que estos planes de venta son para concentrarse en sus principales focos de negocios, además de mejorar su posición, debido a los problemas financieros que atraviesa el país por el deterioro de la economía.

La fuerte devaluación de la moneda brasileña (real) frente al dólar y a otras divisas, que supera 50 por ciento desde comienzos del año, ha encarecido el financiamiento en el extranjero.

La elevación del dólar ha provocado que muchas empresas atraviesen dificultades para liquidar sus deudas en la moneda extranjera.

Es también uno de los factores que hacen más atractivos los activos de las compañías brasileñas para potenciales inversiones extranjeras.

Los tipos de interés también se han encarecido a raíz de que la agencia calificadora Standard & Poor's rebajó el mes pasado la calificación de Brasil al grado de "bono especulativo"