México. La Cámara Americana de Comercio en México (American Chamber Mexico) no está alarmada ni paralizada ante la posibilidad de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, busque renegociar el acuerdo comercial con el país cuando llegue a la Casa Blanca, aseguró hoy su dirigente, José María Zas.

     El presidente de la cámara que representa a 1.400 compañías estadounidenses con operaciones en México recordó que Trump es un empresario y esperan que actúe con el sentido común y la racionalidad que imperan en los negocios una vez que suceda al presidente Barack Obama, el próximo 20 de enero.

     Cerca del 40% de la economía de entre 10 y 15 estados del vecino país del norte proviene de las exportaciones hacia México, por lo que un giro radical en el comercio bilateral los haría entrar a una situación crítica, ejemplificó.

     "Hay realidades económicas muy fuertes que nos hacen ser optimistas diciendo que lo mejor para los dos países es llegar a un acuerdo, y pensar en crecer juntos y pensar en integrarnos cada vez más", explicó en rueda de prensa en la Ciudad de México.

Hasta ahora no se conocen públicamente los aspectos del TLCAN que Trump busque modificar o que considere que ponen en desventaja a la industria de su país ante México, que tiene a Estados Unidos como su principal socio comercial, advirtió Zas.

     Como candidato republicano, el magnate de los bienes raíces colocó como un eje de su campaña la promesa de poner a discusión o tirar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que ha levantado temores e incertidumbre en México después de su victoria en la elección presidencial este 8 de noviembre.

     "No estamos alarmados ni paralizados. Tenemos un plan de trabajo importante que es, primero, estructurar y trabajar sobre las empresas americanas que representamos en Washington para alinear esfuerzos, para dar a conocer allí un poco los detalles de qué significa el tratado en el beneficio de México y en el beneficio de Estados Unidos", dijo Zas.

     El presidente de American Chamber Mexico señaló que están abiertos a que el TLCAN sea modernizado para integrar o pulir aspectos que han evolucionado desde que entró en vigor en 1994.

     Enfatizó que es necesario un examen profundo del pacto entre México, Estados Unidos y Canadá para detectar los puntos que en 22 años han dado resultado, los que necesiten mejorarse o los que hagan falta incluir con la llegada de nuevas industrias.

     Hasta ahora no se conocen públicamente los aspectos del TLCAN que Trump busque modificar o que considere que ponen en desventaja a la industria de su país ante México, que tiene a Estados Unidos como su principal socio comercial, advirtió Zas.

     Aseguró que la victoria de Trump no ha frenado las inversiones que los afiliados a la cámara tenían proyectadas en México, aunque precisó que es posible que proyectos futuros puedan quedar en pausa en tanto el nuevo gobierno define su política comercial.

     "No creemos ni vemos una crisis, éste es el punto más importante. Tenemos que poner la racionalidad en la discusión, encontrar un punto común que sirva para ambos países para cumplir sus objetivos y creemos plenamente que eso va a ser una oportunidad", enfatizó.