Ciudad de México. En el Día del Trabajo, el presidente Enrique Peña Nieto adelantó a los dirigentes del movimiento obrero que para mejorar sustantivamente la justicia laboral se revisará a fondo la operatividad de las juntas de Conciliación y Arbitraje en todo el país; les garantizó que su gobierno seguirá siendo el mejor aliado de los trabajadores para mejorar su productividad, sus ingresos.

Desde Los Pinos, flanqueado por los dirigentes de las principales centrales obreras, de los organismos empresariales, funcionarios de la OIT y del gabinete, el Ejecutivo expresó su “mayor reconocimiento y felicitación a los trabajadores del país.

"En el gobierno de la República tienen a un aliado que los seguirá respaldando. Juntos seguiremos creando condiciones para elevar la productividad e impulsar un mayor crecimiento económico, que se refleje en más y mejores empleos, en más y mejores ingresos para las familias de México”, afirmó.

A la ceremonia asistieron representantes de las centrales obreras encabezadas por Joaquín Gamboa Pascoe e Isaías González Cuevas, de la CTM y la CROC, ante quienes el Presidente ponderó los avances de la Reforma Laboral.

Precisó que de acuerdo con datos del IMSS, “el ritmo de generación de empleos formales ha crecido más rápido que nuestra economía. Tan sólo en 2014 se generaron 714 mil empleos formales afiliados al Seguro Social, una de las cifras anuales más altas en la historia. En 2015 continúa creciendo el empleo formal, pues dijo que en el primer trimestre se han generado 298 mil nuevos empleos en el IMSS, casi 100 mil por mes.

Ante líderes empresariales, Peña afirmó que una de las mayores prioridades es lograr plena igualdad laboral entre mujeres y hombres, pues “no hay razón que justifique que un hombre gane más que una mujer, si realizan el mismo trabajo; menos aún, puede permitirse la discriminación o el acoso laboral”.