La primera Semana de Chile en China, que se celebrará entre el 23 y el 28 de agosto, busca profundizar los multifacéticos lazos entre ambos países y "desarrollar iniciativas que propendan a atraer capitales chinos" al país sudamericano.

Así lo explicó, en entrevista con Xinhua, el director de Relaciones Económicas de la cancillería, Andrés Rebolledo, quien indicó también que el evento tiene la finalidad de promover la historia y cultura de su país en China, mediante actividades en universidades, seminarios económicos, ciclos de cine o ferias de productos.

El motivo principal es celebrar los primeros 45 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas en 1970 durante el gobierno del presidente Salvador Allende, siendo Chile la primera nación sudamericana en dar ese paso.

"China es el principal socio comercial de Chile hace muchos años y, crecientemente, no es sólo cobre lo que vendemos, sino otros productos, para lo cual hemos hecho un esfuerzo desde lo público para promover las exportaciones y ya tenemos cuatro oficinas comerciales en ese país", explicó el funcionario.

Y agregó: "De hecho, la Semana de Chile en China tiene que ver con este tema y busca atraer más inversiones chinas a nuestro país". En los últimos años, el comercio bilateral ha estado en torno a los US$30 millones, pero las inversiones anotan poco más de US$100 millones.

Comentó que, en la delegación chilena, que presidirá el ex presidente Eduardo Frei, embajador especial para Asia Pacífico, estarán los ministros de Obras Públicas, Alberto Undurraga, y Economía, Fomento y Turismo, Luis Felipe Céspedes, así como un directivo de la Corporación de Fomento Fabril (CORFO), quienes llevarán proyectos de infraestructura.

En ese ámbito recordó la visita oficial en mayo pasado a Chile del primer ministro Li Keqiang, como parte de su gira por América Latina que incluyó también Brasil, Colombia y Perú, cuando se firmaron acuerdos entre los dos gobiernos "muy importantes con el fin de aumentar las inversiones chinas en nuestro país".

A su juicio, la Semana tiene el mismo propósito respecto "a cómo vemos hacia delante el desarrollo de nuestra relación bilateral y, por eso, su contenido está basado en actividades de comercio, de exportaciones en el sentido tradicional y, por eso, va un número importante de empresarios".

Apuntó que la visita de Li "generó una serie de instrumentos que le daban señales a los potenciales inversionistas chinos para que vengan a nuestro país y participar, acorde a nuestra normativa e institucionalidad, con proyectos de distinto tipo".

"En ese sentido, la eliminación de la doble tributación, la convertibilidad del renmibí (moneda china) y la facilitación de las visas a los ciudadanos de ambos países, fueron señales de lo que nosotros queremos con China para atraer capitales de ese país", subrayó.

[[wysiwyg_imageupload:6011:]]

 

 

Explicó que, "en el desarrollo de infraestructura, hay desafíos internos en Chile en el desarrollo de la conectividad, así como con países vecinos, en especial con Argentina, donde hay proyectos importantes que se plantearan durante nuestra visita a China".

Igualmente, mencionó otros temas para la colaboración bilateral, como el sector energético, sobre todo para expandir en la matriz energética chilena con generadores chinos y otras fuentes renovables, donde China ya ha comenzado a colaborar en el norte de Chile.

Además, planteó que, en el sector de alimentos, ya hay inversión china en viñas del país para producir vino.

La Semana no sólo es para promover el comercio y la inversión, sino también para presentar actividades culturales de Chile, que incluiría una muestra artesanía, seminarios sobre el vino chileno y promoción de los centros turísticos.

En la ciudad de Shanghai, habrá un pabellón de Chile en la Zona de Libre Comercio, donde expondrán sectores como la fruta, productos del mar, vino, pisco, turismo, inversiones, artesanías, así como un conjunto de servicios.

Igualmente, en Beijing, se organizarán seminarios sobre infraestructura, agricultura y energía con amplia participación de empresarios chilenos y chinos.

El ex presidente Frei ofrecerá una conferencia para fortalecer las relaciones comerciales y diplomáticas entre ambas naciones ante estudiantes universitarios de pre y postgrado. Paralelamente, habrá reuniones bilaterales con distintos sectores para presentar las oportunidades de negocios en el país sudamericano.


Chile es un país "muy asiático". Chile es un país "muy asiático", resaltó Rebolledo, indicando que "hace muchos años, tomamos una decisión importante de vincularnos económicamente con Asia. Tenemos la red de embajadas y oficinas comerciales en esa región más grande de América Latina, a pesar que somos una pequeña nación".

Afirmó que "los principales mercados de Chile son tres asiáticos: China, Japón y Corea del Sur, a lo cual se agrega India, por lo que somos una nación expuesta, desde el punto de vista comercial, a Asia".

Agregó que, aproximadamente, la mitad de lo que vende su país está dirigido hacia ese continente, indicando que "abrimos nuestra economía y nuestro mercado recibe tanto manufactura liviana o industrial, como bienes de consumo, automóviles".

Además, dijo que Chile "tiene una proyección natural al Pacífico. La mitad del territorio lo bañan las aguas de ese océano y tenemos una trayectoria y siempre hemos procurado tener una presencia en esa región, aunque somos un pequeño país, con 17 millones y un per cápita de más de 20 mil dólares, representando el 0,47% del PIB mundial".

"Una de las características de la economía chilena es que es muy internacionalizada. Aproximadamente el 40% de su Producto Interno Bruto (PIB) equivale a exportaciones, dependiendo de modo determinante de lo que sucede en el exterior, en términos de comercio y también de inversión", apuntó.

[[wysiwyg_imageupload:6012:]]

 

Según señaló, otra de las características de la Semana de Chile en China y "del esfuerzo que hacemos para vincularnos con el Asia", es que siempre nos esforzamos para tener nuestra canasta de exportaciones lo más diversificada posible, con el fin de tener el riesgo diversificado en los distintos mercados".

Con el tiempo, "Asia ha adquirido una mayor relevancia como socio de Chile, pero dependiendo del precio de los 'commodities' (materias primas), lo cual puede este año cambiar, pero siempre nuestro país ha procurado repartirse en tercios: entre las Américas, Europa y Asia, que sigue adquiriendo más importancia".

Por eso, matizó, "en un período donde la economía se ralentiza, uno de los activos para poder proteger en lo posible a la economía interna es con la diversificación de la canasta exportadora".

"Desde el punto de vista de los mercados y de los productos, también hay que incorporar aquellos que estén menos indexados con los fenómenos del precio de los 'commodities'. Si uno incorpora productos con mayor valor agregado, como los alimentos, el país estará más protegido", concluyó.