El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien inició una visita de Estado a México, anunció la entrada en vigor del nuevo tratado de libre comercio (TLC) entre ambas naciones y destacó las "enormes" oportunidades que ofrece su país para los empresarios mexicanos.

Santos, que arribó la noche del sábado a México y este domingo visitó la ciudad arqueológica de Chichen Itzá en compañía del mandatario Felipe Calderón, celebró la renegociación del TLC durante un desayuno empresarial ofrecido por la embajada de Colombia en este país y Proexport, la oficina colombiana de promoción exterior.

El gobernante colombiano recordó que el TLC con México fue uno de los primeros acuerdos que firmó su país en "su área comercial", un instrumento suscrito en 1996 que originalmente incluía también a Venezuela, que se retiró de esa alianza en 2006.

Desde su entrada en vigor, las exportaciones mexicanas a Colombia se multiplicaron por doce, al pasar de 306 a US$3.757 millones, un crecimiento de 1.100%.

Por su parte, las importaciones se multiplicaron 6,5 veces, al pasar de 121 a US$795 millones, 550% superiores.

El nuevo tratado "tiene un significado importante porque eso es lo que nos va a regir el marco legal para seguir avanzando en fortalecer nuestras relaciones comerciales", indicó Santos.

Colombia busca ofrecer a los inversionistas "un país con reglas claras", dijo a los representantes de 20 grupos empresariales mexicanos que asistieron al desayuno.

A juicio de Santos, que viaja acompañado de sus ministros de Exteriores, Interior y Justicia, Comunicaciones, Industria y Comercio, Cultura, y del director de la Policía Nacional, su país tiene "un posicionamiento" en el escenario mundial "privilegiado" y ofrece "oportunidades enormes" a los empresarios.

En este sentido, señaló que la profundización de la integración comercial entre México y Colombia debe ser liderada por los empresarios de ambas naciones.

En el nuevo TLC quedaron excluidos el café, plátano, azúcar, tabaco y cacao, productos de los que los colombianos exportan al mundo US$2.825 millones, pero que son sensibles para México.

Según cálculos de las autoridades mexicanas, el acuerdo con Colombia permitirá generar en cinco años 60.000 nuevos empleos y que las exportaciones de México alcancen los US$9.000 millones.

Gracias al convenio, México podrá profundizar sus exportaciones de tráilers, remolques, poliestireno expandible, bebidas no alcohólicas, garbanzos, jugo de naranja, trigo duro, preparaciones de pavo, tomates, entre otros.

En tanto, Colombia podrá comerciar sus galletas, chicles y ácido cítrico, citrato de sodio y calcio, aceite de palma, chicharrones para hornos de microondas y cigarrillos, principalmente.

También fue aprobado el acceso limitado de lácteos y carne de bovino colombiana, lo que ha sido criticado por los ganaderos mexicanos, que señalan que en Colombia existe la fiebre aftosa.

Después, Santos depositó una ofrenda floral ante el Monumento a los Niños Héroes de México, y al mediodía acudió a la ceremonia de bienvenida que le ofreció Calderón en la residencia oficial de Los Pinos.

En esa recepción, Calderón destacó el "alto entendimiento político" entre los Gobiernos de ambos países y manifestó que durante la visita las dos naciones van a "fortalecer" sus lazos y "emprender nuevos proyectos".