Estambul. El presidente turco, Tayyip Erdogan, dijo este martes que su país boicoteará los productos electrónicos procedentes de Estados Unidos, tomando represalias en una disputa con Washington que ha tumbado a la lira a mínimos históricos.

La lira, que ha perdido más de 40% este año, tocó este lunes un piso histórico de 7,24 unidades por dólar, afectada por la preocupación en torno a los llamados de Erdogan a bajar las tasas de interés y por un empeoramiento de las relaciones con Estados Unidos.

El derrumbe de la moneda turca se ha extendido a los mercados globales. Su caída de hasta 18% este viernes impactó a las acciones de Estados Unidos y Europa, ya que los inversores estaban nerviosos por la exposición de los bancos a Turquía.

Este martes, la lira recuperaba algo de terreno y cotizaba a 6,58 unidades por dólar a las 1052 GMT, un alza cercana al 5% en el día.

"Vamos a imponer un boicot a los productos electrónicos de Estados Unidos. Si tienen iPhone, está Samsung por el otro lado, y tenemos nuestro propio Vestel aquí", dijo Erdogan en referencia a una empresa electrónica turca, cuyas acciones subían un 5%.

Erdogan dice que Turquía es blanco de una guerra económica y ha hecho reiterados llamados para que los turcos vendan sus dólares y euros a fin de apuntalar la moneda nacional.

"Junto con nuestro pueblo, nos mantendremos firmes contra el dólar, los precios de la divisa, la inflación y las tasas de interés. Protegeremos nuestra independencia económica al estar unidos", dijo Erdogan a los miembros de su partido AK en un discurso.

"Vamos a imponer un boicot a los productos electrónicos de Estados Unidos. Si tienen iPhone, está Samsung por el otro lado, y tenemos nuestro propio Vestel aquí", dijo Erdogan en referencia a una empresa electrónica turca, cuyas acciones subían un 5%.

Estados Unidos impuso sanciones a dos ministros turcos por el juicio por terrorismo a un pastor evangélico estadounidense en Turquía. La semana pasada, además, Washington elevó los aranceles a las exportaciones de metales de ese país.

Erdogan dijo que su Gobierno ofrecerá más incentivos a las compañías que planean invertir en Turquía y dijo que las empresas no deberían dejarse llevar por la incertidumbre económica.

"Si posponemos nuestras inversiones, si convertimos nuestra moneda a divisa extranjera porque hay peligro, entonces nos habremos entregado al enemigo", sostuvo.