Caracas. Especialistas en comercio internacional afirman que Venezuela carece de competitividad frente a Mercosur . Además solo existe una relación de hecho y no de derecho con Colombia.

Al hacer un análisis de la realidad venezolana frente a los procesos de integración, los especialistas en comercio internacional Felix Gerardo Arellano, Gonzalo Capriles y Eduardo Porcarelli dieron a entender que Venezuela asiste a los mismos con notables desventajas.

No obstante consideran que lo sensato no es paralizar las negociaciones, ni desconocer los acuerdos alcanzados en algunos casos, sino ir a una revisión de los mismos a fin de aplicar mecanismos que permitan corregir las inequidades.

Las exposiciones de los tres especialistas formaron parte de la tercera plenaria de la Cuadragésima Segunda Asamblea Anual de Consecomercio que se celebra en la capital zuliana, con asistencia de delegados de todo el país.

Eduardo Porcarelli aclaró que aún cuando Venezuela no es miembro de derecho pleno de Mercosur, ya ha avanzado en la adecuación de su estructura arancelaria de tal manera que para 2015 la mayor parte de los aranceles ya deben estar en cero.

Igualmente explicó Porcarelli que el país deberá ajustarse al acervo normativo de Mercosur, pese a que todavía no ha desmontado los de la Comunidad Andina de Naciones.

Entre las desventajas que tiene Venezuela frente a Mercosur destacó el caso de la agricultura en cuya área carece de competitividad y cuyo arancel está en 16%, mientras las naciones que integran dicho pacto lo mantiene en 10%, por lo que se preguntó si nuestro país está en capacidad de bajar 6 %.

Asimismo, las exportaciones venezolanas poseen muy baja aplicación de tecnologías, lo que significa que en su mayor cantidad son productos naturales con poca o ninguna elaboración.

Otro aspecto que consideró el expositor fue la baja inversión extranjera frente a los países del Mercosur, su bajo índice de competitividad, libertades económicas y protección de inversiones.

Por su parte Gonzalo Capriles centró su exposición a las relaciones con Colombia que, de haber sido formales e institucionales ha pasado a una simple relación de hecho y no de derecho, por lo que uno de los asistentes a la asamblea hizo el símil de que “hemos pasado de un matrimonio a un concubinato”.

Para el especialista, es necesario darle nuevamente formalidad a estas relaciones para lo cual hay dos vías: una volver a la Comunidad Andina de Naciones y otra avanzar a un Acuerdo bilateral, respecto al cual ya hubo un avance el reciente mes de noviembre, pero el grueso de dicho acuerdo se dejó para incluirlos en los anexos, sobre los cuales se ha avanzado muy poco.

Los cuatro pilares fundamentales para normalizar estas relaciones binacionales son, según Capriles: un acuerdo del área comercial, convenio de pago, un acuerdo de promoción y protección de inversiones, un acuerdo sobre la doble tributación y desarrollo fronterizo conjunto.

Otro de los temas considerados en esta plenaria celebrada en la Asamblea de Consecomercio fue el acercamiento de Venezuela hacia Irán y los acuerdos comerciales firmados entre ambas naciones, de los cuales se sabe muy poco, excepto que se le da mayores ventajas a los inversionistas persas respecto a los venezolanos.

Este tema fue tratado por Felix Gerardo Arellano, quien mostró su preocupación por estos acuerdos con una Nación a la que la Comisión de Seguridad de la ONU le aprobó por unanimidad, una serie de sanciones, lo que no ha ocurrido, ni siquiera frente al caso de Siria.