Funcionarios y especialistas se pronunciaron durante un foro realizado en el Senado mexicano por la ratificación del Tratado de Libre Comercio con Panamá, ya que representaría una oportunidad para diversificar el comercio de México.

Los participantes del foro "TLC México-Panamá. Una oportunidad de acercamiento bilateral y regional" también señalaron que el instrumento, firmado en abril de 2014 por los Gobiernos panameño y mexicano pero que aún no discute el Senado mexicano, reafirmaría el liderazgo regional de México y fortalecería a Centroamérica.

Para la vicecanciller mexicana para América Latina y el Caribe, Vanessa Rubio, este convenio "debe verse como un relanzamiento de las relaciones diplomáticas entre México y Panamá, el cual beneficiará a los ciudadanos y ayudará a la creación de más empleos" .

A su vez, el subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Francisco de Rosenzweig, señaló que Panamá es un socio estratégico para el mercado de bienes y servicios de México.

Durante los últimos años, indicó, "ambas naciones mantienen relaciones bilaterales que ha permitido triplicar las exportaciones de manufactura mexicana, además de abrir el mercado de inversiones panameñas" .

En tanto, la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores-América Latina y el Caribe del Senado, Mariana Gómez del Campo, consideró que de ratificarse el tratado ambas economías se complementarían pues "la panameña se basa en servicios, mientras la mexicana puede contribuir con bienes de alta calidad y el valor agregado de su mano de obra calificada" .

Señaló que, por su posición geográfica, Panamá "es un centro logístico y de distribución de primer nivel en el continente, mientras México representa para ese país centroamericano una plataforma para diversificar sus exportaciones e incrementar su participación en las cadenas regionales de valor" .

Comentó que el Senado mexicano "tenemos perfectamente claro el papel que deseamos para nuestro país en las próximas décadas para seguir siendo un referente para la región" .

Explicó que, una vez ratificado el tratado, Panamá podrá sumarse como miembro pleno de la Alianza del Pacífico, ya que uno de los requisitos para integrarse a este bloque es contar con un instrumento comercial firmado con los cuatro países originales, y a esa nación de Centroamérica sólo le falta México.

Cifras oficiales señalan que el comercio entre México y Panamá se incrementó 214% en los últimos 10 años, con lo cual Panamá se ubicó como el cuarto socio comercial de México en Centroamérica y en el undécimo en América Latina y el Caribe.

Panamá es el primer inversionista de Centroamérica en México, con un monto superior a US$932 millones, y es el segundo destino de las inversiones mexicanas en esta región, con cerca de US$2.063 millones.

El TLC fue firmado en abril pasado por los Gobiernos panameño y mexicano, y su aprobación es necesario para que Panamá pueda ingresar a la Alianza del Pacífico, fundada en 2012 por Perú, Colombia, Chile y México.