Washington. Una portavoz del Departamento de Estado aseguró que el gobierno estadounidense ha estado “siguiendo de cerca los acontecimientos en la disputa sobre sobrecostes” entre la ACP y el GUPC, liderado por la constructora española Sacyr y la italiana Impregilo. 

“Esperamos ver una rápida resolución de la actual interrupción de los trabajos y la reanudación completa de la actividad en la ampliación del Canal”, subrayó la fuente.

Estados Unidos tiene “un gran respeto por el profesionalismo de la Autoridad del Canal de Panamá y por su independencia, que está garantizada en la Constitución de Panamá”, agregó.

Estados Unidos es el mayor usuario del Canal de Panamá y muchos puertos en la nación del norte están invirtiendo en mejoras de infraestructura con el fin de prepararse para responder a los buques de mayor tamaño que podrán transitar a través del nuevo juego de esclusas del Canal.

“Por tanto, una conclusión temprana de la ampliación del Canal es importante para esos puertos y para la actividad comercial de Estados Unidos”, subrayó la fuente.

El gobierno estadounidense había mantenido silencio hasta ahora respecto a la disputa que ha paralizado las obras de ampliación, pese a que en numerosas ocasiones ha expresado su enorme interés en el éxito del proyecto y a que el propio vicepresidente Joe Biden visitó el pasado noviembre los trabajos en Panamá.

El entonces canciller panameño, Fernando Núñez Fábrega, señaló en dicha oportunidad que la ampliación del Canal “no beneficia tanto a Panamá como a Estados Unidos”, y que los puertos norteamericanos, “como Houston (Texas), como Luisiana y como Miami (Florida), han invertido más que las autoridades panameñas en la ampliación del canal".