Las ventas minoristas en Estados Unidos aumentaron más de lo esperado en agosto y anotaron su mayor alza en cinco meses, debido a fuertes ingresos en las gasolineras y tiendas de ropa, según un informe del gobierno que alivió más los temores a una nueva recesión.

El Departamento de Comercio dijo este martes que las ventas totales minoristas treparon un 0,4% tras un alza revisada al 0,3% en julio. Fue el segundo mes consecutivo de aumento en las ventas minoristas, que son una señal sobre la salud del consumidor.

Previamente, las ventas de julio se habían reportado con un alza del 0,4%.

Los analistas esperaban un aumento del 0,3%. Frente a igual mes del año pasado, subieron un 3,6%.