Beijing. El primer ministro chino, Li Keqiang, comienza esta semana su primera gira por América Latina, que lo llevará a Brasil, Colombia, Perú y Chile, y que supondrá según los académicos chinos una importante contribución para impulsar la asociación de cooperación integral entre ambas partes y cosechar los primeros frutos del foro China-CELAC.

La visita, que celebrará del 18 al 26 de mayo, es una nueva acción diplomática de importancia de los líderes chinos hacia Latinoamérica tras las dos realizadas por el presidente chino, Xi Jinping, en 2013 y 2014, y la primera reunión ministerial del Foro China-CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) en enero de este año.

El director del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias Sociales de China, Wu Baiyi, indicó en una entrevista con Xinhua que la visita tiene un gran significado, pues contribuirá a cosechar los primeros frutos del foro China-CELAC.

Wu explicó que las relaciones entre China y América Latina se encuentran en una nueva etapa histórica caracterizada por la cooperación a niveles tanto bilateral como multilateral e integral, todos ellos contribuyendo a la asociación de cooperación integral entre China y América Latina.

De acuerdo con Wu, los cuatro países latinoamericanos cuentan con todas las condiciones para fomentar la cooperación tanto a escala bilateral como colectiva.

Por su parte, Enrique García, presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), calificó de camino correcto el salto a un modelo de ventajas dinámicas y competitivas, que es la transformación productiva inclusiva y sostenible.

"Brasil, Colombia, Perú y Chile son países importantes en América Latina y los principales socios económicos y comerciales de China en la región. Brasil también es un socio estratégico clave de China en el ámbito de la gobernación global", precisó.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Comercio, China ha sido el mayor socio comercial de Brasil durante seis años consecutivos, y al mismo tiempo se ha convertido en el mayor socio comercial de Chile y Perú y en el segundo mayor de Colombia. Colombia espera convertirse en el cuarto país latinoamericano que suscribe un tratado de libre comercio con China, tras Chile, Costa Rica y Perú.

En 2014, el volumen comercial sino-latinoamericano ascendió a US$263.600 millones, y hasta finales de este año la inversión directa de China en ese continente totalizó US$98.900 millones, mientras que el volumen combinado real de los proyectos contratados en la región llegó a US$67.600 millones.

A juicio de Xu Shicheng, investigador del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias Sociales de China, la visita del premier Li ayudará a fomentar en gran medida la cooperación en capacidad productiva entre China y América Latina, aprovechando la oportunidad histórica que se presenta a la hora de introducir transformaciones productivas.

China y América Latina han vivido en la década pasada una bonanza económica gracias a los flujos generados por las materias primas. Sin embargo, las economías china y latinoamericanas afrontan retos de transformación y reestructuración en el marco de la ralentización de la economía global.

"La cooperación en capacidad productiva entre China y América Latina puede ayudar a la última a convertir su ventaja en recursos en una ventaja para sus industrias, y así llevar la cooperación entre ambas partes hasta un nivel más alto y fructífero", agregó Xu.

Por su parte, Enrique García, presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), calificó de camino correcto el salto a un modelo de ventajas dinámicas y competitivas, que es la transformación productiva inclusiva y sostenible.

"Es un buen momento para hacerlo. Ahora que los altos precios no se van a mantener, que la tasa de crecimiento chino va a ser menor y que América Latina no está en crisis, es un buen periodo para ello", aseguró García.

Se prevé que durante la visita, Li firme con los gobiernos de los cuatro países una serie de documentos de cooperación en los sectores financiero, tecnológico, aeroespacial, de infraestructuras y negocios emergentes.

"Enlazada por la misma comunidad de destino compartido, China está dispuesta a compartir sus innovaciones tecnológicas con los países latinoamericanos, lo cual corresponde a la nueva tendencia histórica en el ámbito de la cooperación Sur-Sur", aseguró Wu Baiyi.

Durante la visita, Li tiene previsto entrevistarse con diversos personajes latinoamericanos y asistir a una serie de actividades de intercambios bilaterales para facilitar el entendimiento entre ambas partes.

Xu sostuvo que el aprendizaje recíproco entre civilizaciones es una parte integral de la estrategia de cooperación entre China y América Latina. Ambas cuentan con espléndidas civilizaciones antiguas y los intercambios culturales constituyen lazos de entendimiento y amistad.

En su opinión, la visita del premier chino fomentará aún más el intercambio cultural y fortalecerá el entendimiento mutuo y la amistad entre los pueblos de China y América Latina.

Por su parte, García coincidió en que más allá del desarrollo de la economía, hay que mirar en conjunto el desarrollo de la cultura, el arte, el turismo, los intercambios entre los pueblos y que éstos se conozcan y entiendan, lo cual será muy importante para tener relaciones de largo plazo y fructíferas.