Buenos Aires. Funcionarios europeos dijeron esta semana que aún hay obstáculos significativos para alcanzar un demorado acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, pese a que representantes del bloque sudamericano se mostraron optimistas sobre la posibilidad de alcanzar un trato pronto.

En el contexto de una cumbre de ministros financieros y jefes de bancos centrales del G-20 en Buenos Aires, un funcionario del Ministerio de Hacienda de Argentina, que habló bajo condición de anonimato, dijo que las negociaciones concluirían en la primera mitad de este año.

Los bloques preveían cerrar el acuerdo en diciembre pasado pero esa fecha fue postergada luego de que miembros de la UE dijeran que aún necesitaban tiempo para evaluar las propuestas.

"Faltan solo unos pocos puntos", dijo el funcionario argentino, y añadió que el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne se reuniría este martes con su par francés, Bruno Le Maire.

Los agricultores de Francia y de otros miembros de la UE se resisten a un previsible aumento de los embarques de carne vacuna y biodiésel desde el Mercosur, que también incluye a Uruguay, Paraguay y Brasil, todos importantes exportadores de alimentos. Le Maire dijo que los productores europeos están preocupados por la competencia desleal.

"Hasta el momento la negociación con el Mercosur, por diferentes razones, está en un impasse", dijo el ministro Bruno Le Maire a periodistas en Buenos Aires.

"Hasta el momento la negociación con el Mercosur, por diferentes razones, está en un impasse", dijo Le Maire a periodistas en Buenos Aires este lunes.

"No puedes explicar a un productor que tiene que atenerse a reglas estrictas en Alemania, Francia, España o Italia, e importaremos exactamente el mismo bien que no fue producido de la misma manera en otro continente", añadió.

Un diplomático de la Unión Europea dijo que la resistencia del Mercosur a las propuestas europeas de exportaciones de automóviles y de indicadores de origen de productos también están entorpeciendo los avances.

Europa también impulsó un mayor acceso de sus compañías a las contrataciones de los gobiernos de los países del Mercosur.

"Yo culpo más al Mercosur por esto, ya que gastaron todas sus energías en quejarse por la falta de ambiciones solo para darse cuenta de que ellos no habían aclarado los puntos con sus productores domésticos", dijo el funcionario.

Una fuente de la Cancillería de Brasil puso en duda las declaraciones de Le Maire sobre el "impasse", al hacer notar que Francia no es parte directa de las negociaciones, que son lideradas por la Comisión Europea.

El martes, el ministro de Economía de España se mostró optimista de que los obstáculos entre los dos bloques puedan ser superados.

Líderes de finanzas del mundo buscaban un apoyo claro al libre comercio en medio de la inquietud por los aranceles de Estados Unidos al acero y al aluminio, junto a posibles acciones contra China, pero funcionarios estadounidenses dijeron que no sacrificarán el interés nacional de su país.

Tanto la UE como Argentina y Brasil han dicho que buscarán ser eximidos de los aranceles estadounidenses, que entrarían en efecto esta semana.