México. México deberá impulsar su mercado interno ante el plan del presidente estadounidense, Donald Trump, de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a 23 años de su entrada en vigor, consideró hoy el internacionalista mexicano Ignacio Martínez.

     En entrevista con Xinhua, el profesor-investigador del Centro de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) afirmó que México podrá aprovechar la experiencia que "ha dejado el TLCAN, como la apertura multilateral, para poder ver hacia otros mercados, por ejemplo, el asiático".

     "Impulsemos las cadenas globales internas a raíz del consumo; una manera de lograrlo es bajando impuestos, lo que se puede conseguir a través de una orden presidencial y así poder fortalecer el mercado interno", sostuvo.

     Martínez admitió que debido a la incertidumbre por la renegociación del TLCAN habría una caída en las finanzas públicas; sin embargo, ésta puede compensarse con los recortes que están realizando distintas oficinas de la administración pública a raíz de la inconformidad que presentó la sociedad mexicana por el reciente aumento del 20% a los precios de las gasolinas.

     Otro aspecto que se debe tomar en cuenta son las cadenas de distribución, las cuales, recomendó el también coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN), se deberían "blindar" desde Chiapas hacia el centro del país, porque con ello se está dinamizando el mercado interno.

 El TLCAN, puesto en marcha desde 1994, es un acuerdo regional entre Canadá, Estados Unidos y México que se planteó crear una zona de libre comercio, con un costo reducido para el intercambio de bienes entre los tres países.

     "El TLCAN benefició a México en múltiples aspectos; sin embargo, ahora México tiene que analizar algunos puntos de su economía y así buscar otros motores para lograr sostenerla y mantenerla estable como hasta ahora", refirió.

     Por lo anterior, el académico de la UNAM dijo que un posible bastión natural del que México podría obtener grandes resultados es el turismo de petronegocios.

     "Hay que fortalecer la sonda del Golfo de México, de manera particular Coatzacoalcos, debido a que este puerto mexicano, sin TLCAN atraerá en los próximos años 40.000 millones de dólares, por lo que se debe blindar este bastión", destacó.

     Martínez recomendó al Gobierno de México enfrentar, afrontar y tomar decisiones prontas para impulsar el mercado interno y así beneficiar tanto a empresarios como a la población mexicana en general.

     TLCAN, una estrategia en la que todos ganen. La semana anterior, el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo Villareal, afirmó que el país latinoamericano podría abandonar el TLCAN si no logra obtener mayores beneficios en la renegociación con Estados Unidos.

     El TLCAN, puesto en marcha desde 1994, es un acuerdo regional entre Canadá, Estados Unidos y México que se planteó crear una zona de libre comercio, con un costo reducido para el intercambio de bienes entre los tres países.

     "Este tratado tiene que llegar con una estrategia en donde todos ganen. Es imposible venderlo aquí en casa si no hay claros beneficios para México", dijo Guajardo en entrevista con la cadena Televisa.

     Guajardo añadió que no se obtendrán certezas, pues lo que generará mayor certidumbre serán los mensajes y mandatos; "cuando tengamos una clara definición de cuál va a ser el camino para la modernización del acuerdo", dijo.

     "Si vamos a ir por algo que sea menor de lo que tenemos, pues no tiene sentido quedarnos", advirtió el funcionario.

     Además, el titular de la Secretaría de Economía (SE) comentó que el canciller mexicano, Luis Videgaray, será el encargado de iniciar los trabajos y consultas sobre lo que será la plataforma de negociación del TLCAN.

     México tiene otros instrumentos para progresar. El ex presidente de México (1994-2000), Ernesto Zedillo, afirmó hace unos días que México tiene otros instrumentos para progresar "refrendando su compromiso con la apertura de mercados".

     "Tal desenlace no debe de ser causa de desesperanza para mi país. El TLCAN ha sido un instrumento excelente, pero es sólo una de las muchas herramientas disponibles para conseguir las metas de crecimiento económico y desarrollo", indicó.

     En un artículo para la página editorial de The Washington Post, el catedrático en economía de la Universidad de Yale dijo que la renegociación del TLCAN sería "una pérdida de tiempo" para México a menos que el presidente Donald Trump someta una agenda "clara y seria" consistente con los interesas de los dos países.

     Además, Zedillo sostuvo que las acciones del nuevo gobierno de Estados Unidos han cerrado en un futuro previsible la posibilidad de cualquier acuerdo a través del diálogo y la negociación que pudiera satisfacer el interés de ambas partes.

     "Es una situación desafortunada y triste, pero el esfuerzo de acomodar los caprichosos deseos del presidente Trump han mostrado ser inútiles y no deberían continuar. No es útil ni para México ni para Estados Unidos", aseguró.

     Finalmente, el ex mandatario rechazó cualquier intento de usar "una sola pulgada de nuestro territorio para construir tal estructura abominable" al referirse al muro que quiere construir el presidente estadounidense en la frontera con México.

     De esta manera, mientras que no se aprueben cambios por los congresos de los tres países del TLCAN, el libre comercio en la región continuará prosperando; sin embargo, es momento para que México impulse su mercado interno y obtenga mayores beneficios de éste.