Madrid, EFE. Madrid albergará este viernes el primer congreso de arbitraje de inversión en Iberoamérica, con el objetivo de que la Corte de Arbitraje de Madrid, organizadora del evento, empiece a administrar arbitrajes de inversión internacionales, además de los comerciales que ya realiza.

En una entrevista con Efe, el presidente de la Corte de Arbitraje de Madrid, Miguel Ángel Fernández Ballesteros, ha destacado que en el encuentro, que se celebrará en la Casa de América, participarán cinco de los árbitros más importantes del mundo, así como árbitros especializados en inversión en Iberoamérica.

Asimismo, intervendrán letrados de empresas españolas como Repsol, Red Eléctrica, Abengoa, Telefónica, Santander o Gas Natural, que "por su implantación internacional, están más expuestas a tener que utilizar los mecanismos de arbitraje de inversión si sucede algo inesperado", como expropiaciones o cambios de legislación.

Fernández ha explicado que el arbitraje de inversión es un tipo especial de arbitraje en el que el demandado es siempre un país y que sirve para proteger a las empresas o particulares, "de forma que los estados no puedan refugiarse, como habitualmente hacen, tras su inmunidad de jurisdicción".

El arbitraje de inversión, que se utilizó por primera vez en 1990, "está creciendo", ha destacado.

En España, hay "bastantes empresas que tienen dificultades con sus inversiones en otros países", como Repsol, e incluso "el propio reino de España empieza a ser demandado en algunos arbitrajes de inversión" y parece que lo será también "en breve" debido a la nueva regulación de la energía fotovoltaica y termosolar.

Además, ha destacado que existen dos sistemas de arbitraje de inversión: el que imparte el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), con sede en Washington y regulación propia, y el que recogen las normas de la Comisión para el Derecho Mercantil Internacional de la ONU (Uncitral) que se puede administrar en cualquier corte del mundo.

La Corte de Arbitraje de Madrid quiere empezar a administrar arbitrajes de inversión, de acuerdo a las normas de UNCITRAL, en conflictos entre los países de Europa -"con los que nos une la comunidad histórica porque somos europeos"- y los de Iberoamérica -"con los que compartimos cultura, afectos, lengua, etc."-.

El presidente de la Corte ha resaltado que "en Iberoamérica, hay una cierta desconfianza subyacente hacia el Ciadi" e incluso algunos países -como Venezuela, Ecuador o Bolivia- han abandonado este mecanismo y otros -como México o Brasil- jamás han formado parte de él; por lo que la Corte de Madrid se presenta como una alternativa.

Además, ha defendido que mientras que la utilización del Ciadi "es decreciente", los arbitrajes basados en normas UNCITRAL cada vez se administran en más sedes distintas, ya que son "más ágiles, más económicos, más flexibles, más próximos geográficamente y prestan más atención a las partes, con absoluta igualdad".

Con respecto al arbitraje de inversión entre Repsol y Argentina (por la expropiación de YPF) que está administrando el CIADI, no estima que se resuelva "antes de siete años", mientras que "la Corte de Madrid no tardaría más de un año y medio o dos, como mucho, en solucionarlo".

En este sentido, ha hecho hincapié en que la Corte de Madrid se caracteriza "por su empeño en que el arbitraje sea rápido, sin merma de ninguna garantía, y por su absoluta imparcialidad e independencia".

Argentina es el país que se ve envuelto en más arbitrajes de inversión -con 60 trámites actualmente-, seguido por Venezuela y Ecuador, mientras que uno de los países que nunca ha sido demandado es Francia, ha afirmado.