Lima. Las exportaciones de productos pesqueros para consumo humano y los procedentes de la actividad acuícola reportarán este año un mejor desempeño que en el 2016, al registrar ventas por US$1.539,75 millones de dólares.

Así lo proyectó el presidente del Comité de pesca y acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Alfonso Miranda Eyzaguirre, quien sostuvo que este resultado implicará un incremento de 25% en comparación con lo registrado en el 2016.

“Las exportaciones de productos pesqueros no tradicionales presentarán este año un incremento de aproximadamente 25%, debido a la mayor demanda de los mercados internacionales”, declaró al diario oficial El Peruano.

Según el Produce, este avance permite a la pesca continuar como uno de los sectores que aporta positivamente al desempeño del PBI nacional.

Empleo. Resaltó que, en el caso de consumo humano, el sector pesca tiene un gran potencial para generar más empleo formal, en forma descentralizada. Sobre todo, en las zonas rurales para el caso de la acuicultura.

“La expansión de esta actividad es positiva para la economía peruana porque tiene una gran necesidad de mano de obra. El avance sostenido del sector pesquero no tradicional podría generar, de aquí al 2021, empleo para 500.000 personas más”, enfatizó.

Miranda detalló que en este momento el sector pesquero, fundamentalmente el de la producción de harina de pescado, da empleo directo a 200.000 personas. “Su efecto multiplicador en el mercado laboral es significativo, por lo que genera 800.000 puestos de trabajo indirecto”.

Asimismo, subrayó que la expansión de la actividad pesquera para el consumo humano directo contribuye directamente con la formación de valor agregado.

Pobreza. Destacó que, por sus características, el crecimiento de esta actividad puede acelerar la lucha contra la pobreza.

“Es uno de los elementos más potente de lucha contra la pobreza, tal como se observa en los países donde se ha registrado un desarrollo de la actividad acuícola importante. Son millones de personas las que están saliendo de la situación de pobreza”, comentó.

En este sentido, dijo que el Perú goza de una serie de ventajas comparativas que bien se podría aprovechar para impulsar la producción acuícola nacional.

Evolución. Por otro lado, Miranda destacó el buen manejo del Ministerio de la Producción (Produce), que ha favorecido el desempeño de la actividad pesquera nacional.

“Se ha observado la recuperación del producto bruto interno (PBI) del sector pesquero en los primeros meses del año. Eso es muy importante”, manifestó.

En este sentido, resaltó que ha habido mayores desembarques de anchoveta porque tiene una biomasa saludable y estable. “Estamos seguros de que este avance seguirá. Las embarcaciones que han salido a pescar han encontrado abundantes recursos y en buenas condiciones”.

Por ello, el empresario considera que el ritmo de crecimiento del sector pesquero continuará en el segundo semestre del año. “Para que el crecimiento del sector no solo dependa de la harina de pescado, debemos seguir con la política de promoción de la pesca para consumo humano y la acuicultura. Eso es fundamental para asegurar el crecimiento sostenido del sector pesquero”.

Con ello, agregó, se podría triplicar el valor de las exportaciones del sector de 1,000 millones de dólares a 3,000 millones de dólares en el 2021. “Tenemos claro que el flamante titular del Produce, Pedro Olaechea, ha conocido durante su carrera profesional los problemas de las industrias y de las trabas que dificultan su desarrollo”.

Por ello, dijo que su sector confía en que será un elemento que fortalecerá el sector pesquero, sobre todo el de consumo humano y la acuicultura.

Innovación sectorial. La innovación en la pesca artesanal permitirá incorporar en el sector las ventajas de la industria moderna que ya se aplica en otras economías más adelantadas, sostuvo Miranda.

“Ello será fundamental para elevar la competitividad de la industria pesquera de consumo humano y facilitar el incremento de sus exportaciones en el futuro”, manifestó.

El empresario explicó que la industria 4.0 implica la incorporación de la interconexión en los procesos productivos, así como en los procesos en línea. “Todo ello implica la necesidad de una serie de innovaciones, lo cual también incidirá en la demanda de mano de obra calificada”.

Datos. El Produce informó que la actividad extractiva del sector pesquero registró en abril pasado un incremento de 101.01% respecto a igual mes del 2016.

Con este resultado, el sector acumuló 11 meses de crecimiento consecutivo. 

Según el Produce, este avance permite a la pesca continuar como uno de los sectores que aporta positivamente al desempeño del PBI nacional.

Estas cifras positivas se sustentan principalmente por el aumento registrado en el desembarque de anchoveta destinada al consumo humano indirecto, que creció 1,860% en abril, como efecto de la apertura de la primera temporada 2017 en la zona norte centro.