Las exportaciones argentinas de vehículos cayeron 22,8% durante el primer semestre del año, debido a la caída del mercado brasileño, indicó hoy lunes un informe privado.

El reporte fue elaborado por la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), que dijo que "las exportaciones de automotores en el primer semestre de 2015 mostraron una fuerte contracción, debido a la caída del mercado brasileño".

"En este período, las ventas externas llegaron a 128.309 vehículos, con un retroceso del 22,8% sobre lo exportado en igual período de 2014. Ello implicó que los envíos al exterior como porcentaje de la producción se ubicaran en el 47 por ciento, la menor participación para un primer semestre de los últimos 15 años", puntualizó el informe.

A nivel general, la producción automotriz alcanzó 270.273 unidades en el primer semestre, un 12,4% por debajo de la correspondiente al acumulado enero-junio del año anterior.

Del análisis por empresa (al acumulado enero-mayo de 2015), el primer lugar lo encabezó Ford, con un 17,4 por ciento, al desplazar a la segunda posición a Fiat con un 15,9 por ciento, a los que siguieron Renault (13,9 por ciento), Toyota (13,8) y Volkswagen (12,9).

"Las ventas totales en el mercado interno descendieron un 4,8 por ciento interanual entre los seis meses de 2014 y de 2015, con 291.848 unidades. La caída estuvo explicada por las ventas de vehículos importados, que descendieron un 21 por ciento", agregó el estudio.

En tanto, las ventas de vehículos nacionales en el mercado local crecieron un 16,5 por ciento, lo que refleja la mayor orientación de la producción local al mercado nacional en lo que va del año.

Respecto a las importaciones, se observó en el acumulado enero-junio de 2015 una caída interanual del 16,1 por ciento y 159.000 unidades.

"Esto refleja una participación mayor de la producción nacional, dado que el aporte de las importaciones en el total de ventas se comprimió desde el 56,6 al 47 por ciento.

Para Carlos Guberman, economista de la entidad, "en el mercado interno el sector automotriz podrá exhibir cierto repunte del consumo por la mejora prevista en los salarios reales, pero la oferta seguirá siendo limitada por las trabas a las importaciones.

Desde el mercado externo, las expectativas de Brasil prevén un descenso del producto, por lo que la demanda externa continuará en ajuste".