La Paz. Las exportaciones bolivianas, que en el último quinquenio habían crecido a un ritmo anual de casi un 30%, se estancaron en enero como consecuencia de una caída en los precios de sus principales minerales, según reportó este martes el gobierno.

Las ventas de Bolivia al extranjero, de las cuales la mitad provienen del gas natural, sumaron US$656 millones en el primer mes del año, con un alza de apenas un 3,06% respecto a los US$636,5 millones registrados en el mismo mes del 2011, informó en un boletín el Instituto Nacional de Estadística.

Las importaciones, en cambio, subieron un 20%, reduciendo el superávit comercial a sólo US$68,7 millones, desde los US$148 millones de enero del año anterior.

"Persiste peligrosamente la tendencia a la disminución del superávit comercial, debido en gran medida a la falta de diversificación de nuestras exportaciones", dijo en un comunicado el Instituto Boliviano de Comercio Exterior, que asesora a la empresa privada.

El bombeo de gas natural a Argentina y Brasil se reafirmó en enero como el principal producto de exportación del país, con un valor de US$332,2 millones de dólares, con lo cual anotó un crecimiento interanual del 44,7% y una participación del 50,6% en el total de los envíos.

Esto compensó la caída promedio del 30% en los precios de la plata, el zinc y el estaño, que junto a otros minerales conforman el segundo rubro de la oferta boliviana al extranjero.

Fuentes del Ministerio de Minería dijeron que la disminución en las exportaciones del sector obedeció a una reducción en los precios internacionales, dado que la producción local se mantuvo estable.

También bajaron en enero las exportaciones de productos agroindustriales, especialmente la soja y sus derivados, que alcanzaron un valor de US$22,9 millones frente a los US$41,2 millones de enero del año anterior.

En el 2011, las exportaciones totales de Bolivia alcanzaron un récord de 9.109 millones de dólares, con un crecimiento del 29,4% sobre el 2010.

Para este año, el Gobierno prevé que las ventas al extranjero sumen al menos US$10.000 millones y sustenten un crecimiento esperado del 5,5% del Producto Interno Bruto.