Ciudad de México. Aunque la polémica en torno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha cobrado fuerza, y la tensión entre México y Estados Unidos se ha reavivado, las exportaciones mexicanas arrancaron el año con una cifra récord.

En el primer mes de 2018 los envíos de mercancías mexicanas, que tuvieron como principal destino al mercado estadounidense, sumaron US$30.730 millones, una cifra históricamente alta para un mes de enero. Desde que el Inegi posee información al respecto, a partir de 1980, no se tiene registro de un flujo similar durante un enero.

En el transcurso del mes, alrededor del 80% de las exportaciones mexicanas, se dirigieron a Estados Unidos, revelando un incremento de 10,1% anual en las exportaciones hacia este destino. Los envíos a otros destinos diferentes de Estados Unidos representaron cerca del 19,5% de las exportaciones de enero y revelaron un aumento anual de 18,5%.

En total, la balanza comercial de mercancías de México reportó un incremento de 12,5% anual en las exportaciones del país durante enero, lo que señala el mayor crecimiento para un inicio de año desde 2011.

A su interior, las exportaciones petroleras fueron las de mayor expansión con un alza anual de 24,1%. Los envíos no petroleros, por su parte, observaron el mejor enero en seis años, alcanzando un crecimiento de 11,6% en el periodo.

Las ventas de mercancías manufacturadas fueron apoyadas por un aumento de 9,0% en las exportaciones del sector automotriz y de 11,2% en otros productos del sector. En total, las manufacturas elevaron sus envíos en 10,5% respecto a enero de 2017, reportando el mejor arranque de año para este tipo de exportaciones desde 2012.

Un crecimiento de 14,1% en las importaciones confirma el dinamismo que cobró el comercio internacional de México al empezar el 2018. Pese a la depreciación del peso, las importaciones de bienes de consumo se mantuvieron al alza con un aumento de 16,9%. De igual modo, las compras de bienes intermedios y de bienes de capital, tomaron fuerza al empezar el año, con aumento de 13% y 18,8%, en cada caso.

Ante estas variaciones en el comercio, la balanza comercial del país inicio el año con un déficit de US$4.408 millones, 1.548 millones correspondientes al déficit en la balanza de productos petroleros y US$2.860 millones resultado del intercambio de mercancías no petroleras.