México D.F. México, que compite frontalmente con China en la venta de productos electrónicos y autopartes a Estados Unidos, se beneficiaría claramente de los planes del gigante asiático de fortalecer su moneda.

China comenzó esta semana a revaluar el yuan, lo que podría elevar el precio de sus exportaciones y abaratar las importaciones.

Los economistas debaten si la medida ayudará o dañará a la economía china y con ello a las de Latinoamérica, que venden al gigante asiático materias primas como cobre y mineral de hierro.

Pero México, que no es un gran jugador en el mercado de materias primas, probablemente se beneficiará más que otros países porque compite con China en actividades manufactureras de mano de obra barata.

Cientos de fábricas mexicanas han cerrado desde que China entró a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001 y rápidamente se convirtió en una potencia exportadora global, desplazando a México como el segundo mayor socio comercial de Estados Unidos en 2006.

México, que se unió a las grandes ligas de exportación con el Tratado de Libre Comercio (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá vigente desde 1994, se ha quejado de que China estaba utilizando una moneda débil para ayudar a sus manufacturas.

"Ahora tendremos ventaja", comentó César Castro, gerente en Jabil, que fabrica teléfonos BlackBerry en México para Research in Motion de Canadá.

Castro espera que los crecientes costos laborales en China reducirán la ventaja del país asiático frente a México.

"A ellos se les va a complicar la vida porque obviamente van a ser menos competitivos en su exportación", agregó Castro.

Sin embargo, aún no está claro hasta dónde permitirá China que se aprecie su moneda. Observadores creen que la revaluación de la moneda oriental será gradual.

Ventaja por tipo de cambio. México mostró recientemente que un tipo de cambio favorable puede mejorar sus exportaciones en relación con las de China.

El peso mexicano ha perdido alrededor de 20% de su valor frente al dólar desde que estalló la crisis financiera global a finales de 2008.

Ello ha ayudado a que la participación de México en las importaciones de bienes y servicios de Estados Unidos se haya elevado a 10,3% en el primer trimestre de 2010 desde 9,3% en mismo periodo del año anterior.

La participación de China ha caído a 13,6% desde 14,3% en el mismo lapso.

El plan de China de revaluar el yuan "es positivo para México porque continuará ganando participación de mercado en Estados Unidos", dijo Gray Newman, economista de Morgan Stanley.

Incluso, los economistas que opinan que un yuan fortalecido dañará el crecimiento global, ven a México salir airoso.

Un grupo de investigadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Universidad de Cambridge y la Universidad Rutgers dice que la apreciación del yuan retrasará el crecimiento económico de Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.

Sin embargo, en su modelo, México fue el único país latinoamericano que impulsaría su crecimiento.

"La razón por la que México es diferente, es esencialmente porque está en la zona de libre comercio (con Estados Unidos)," dijo el economista del BID Alessandro Rebucci.

Pero al mismo tiempo, Rebucci dijo que las ganancias derivadas de un mejor tipo de cambio no deben de celebrarse demasiado en México, que se ha rezagado respecto a China en la producción de productos más sofisticados.

Mientras China invierte más en educación y atrae investigación y desarrollo, México ha postergado una reforma fiscal que le permita mejorar sus viejas escuelas, carreteras y puertos.

"Muchas exportaciones chinas son de punta y no sólo es cuestión de subir o bajar el precio (mediante ajustes en el tipo de cambio)", dijo el especialista al destacar que México no está en posición de competir con China en áreas como tecnología de baterías y chips para computadoras.