Ciudad de Panamá. Las exportaciones de productos del mar de Panamá parecen seguir sumergidas, toda vez que al primer semestre de este año, el valor de dichas ventas muestran una caída de US$33.7 millones.

A junio de 2010, el valor de las exportaciones de atún de aleta amarilla congelado, pescado fresco y filete de pescado sumaron US$61.3 millones, mientras que en igual periodo de este año fue de US$27.6 millones.

Empresarios y pescadores aseguran que dicho panorama ha empeorado para los 50.000 trabajadores del sector desde que la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) ha creado diversas resoluciones ministeriales con prohibiciones o restricciones, para preservar el atún y el dorado.

El sector pesca no ha podido levantar las ventas ni el volumen que envían a los mercados, especialmente a Europa y Estados Unidos.

En cuanto al volumen de la exportación de atún, pescado y filete fresco, el rubro pasó de 35,517 libras a junio de 2010 a 22,154 libras en igual periodo de este año, reporta el periódico Panamá América.

Según explica el empresario Gaspar García de Paredes, es necesario que se aclaren los reglamentos, porque “resulta que cuando estas especies migratorias, como el atún, están de paso en aguas territoriales no se pueden pescar, sin embargo, resulta que nuestros vecinos en Costa Rica sí los capturan”.