Este año las exportaciones no tradicionales crecerán 7,0% en comparación al 2016, impulsado por los sectores agrícola y pesquero, estimó el director de Exportaciones de Promperú, Luis Torres.

“Este año las exportaciones no tradicionales van a estar impulsadas por el agro y el sector pesquero, pero además habrá una fuerte contribución del sector confecciones que va a mostrar una recuperación luego de tres años de caídas”, precisó a la Agencia de Noticias Andina.

Indicó que el sector textil también va a registrar una recuperación este año por lo que, al igual que la metalmecánica, representarán un aporte al crecimiento de los envíos tradicionales este año.

Señaló que uno de los productos que va a liderar el crecimiento este año es el arándano, “gracias a los accesos que promovió el Gobierno siendo el principal el mercado chino”.

“De esa manera vamos a seguir trabajando para impulsar más productos. Nos queda un trabajo intenso en Asia y Oceanía principalmente en China y Australia que son lugares bastante importantes para la exportación peruana”, expresó.

Dijo además que en los próximos seis meses se registrarán posicionamientos de varios productos dentro del mercado europeo, principalmente el agro y confecciones, puesto que dicho bloque económico se viene recuperando. 

“Las exportaciones no tradicionales van a seguir mostrando un crecimiento muy positivo. Desde julio del año pasado los envíos no tradicionales han mostrado cifras en azul impulsadas por el agro. En el caso de Europa y EEUU hay una expectativa por lo que hará el Perú en materia de comercio”, apuntó.

Niño costero. Por otro lado, comentó que las fuertes lluvias registradas por el fenómeno de El Niño Costero dejaron un fuerte impacto en la exportación de uvas, espárragos, pimientos y entre otros.

Precisó que el impacto no vino por el lado de la producción sino de orden logístico, pues al contar con caminos y puentes se dificultó el traslado.

Sin embargo, dijo, las empresas exportadoras han con coordinado sus despachos con compradores internacionales y han manejado esquemas de aprovisionamiento.

“Esto es importante porque muestra que las empresas peruanas tienen planes de contingencia incluso cuando hay estos desastres naturales de gran magnitud”, resaltó.

Destacó que ello viene siendo muy valorado por los compradores internacionales que también se han mostrado solidarios con nosotros ante del desastre ocurrido.

“Hemos podido ver en Bruselas, en la feria Seafood Expo Global 2017, que los compradores sabían del Niño Costero y conocían sobre el proceso de reconstrucción gracias a la constante comunicación con sus proveedores peruanos”, apuntó.