San Salvador. El Salvador exportó un total de US$4.472 millones en 2010, mostrando un crecimiento de 17,8% con relación al año anterior, indicó la gerencia de Estudios y Estadísticas Económicas del Banco Central de Reserva (BCR).

Las exportaciones tradicionales ascendieron a US$343.2 millones, aumentando 7,6% en relación a 2009, añadió la fuente.

Dentro de estos productos, se observó una disminución del 7,4% anual en las ventas de café. Sin embargo, las exportaciones de azúcar y camarón registraron notables crecimientos estimulados por una mejoría en los precios internacionales.

Los productos no tradicionales exportaron US$2.390 millones, aumentando sus ventas al exterior en 20,1% anual con relación a las registradas en 2009. Este aumento se debió básicamente al crecimiento de 24,3% anual experimentado por las exportaciones destinadas a fuera de Centroamérica. Los principales productos exportados fueron: ropa interior, envases plásticos, medicamentos, hierro o acero y sus manufacturas y papel de uso doméstico.

Asimismo, la maquila incrementó sus exportaciones en 16,8% anual, reportando un valor exportado de US$1.737millones.

Las exportaciones hacia los Estados Unidos ascendieron a US$2.161 millones, con un crecimiento de 22,6% anual, mientras que las destinadas al mercado centroamericano registraron US$1.589 millones, registrando un alza de 14,5% anual. Los países mencionados acumulan el 83,9% del total de las exportaciones, explicó la gerencia.

Por otra parte, dicha dependencia informó que las importaciones sumaron US$8.548 millones, mostrando un incremento anual de 17,8%. Dentro de las importaciones se destaca la tasa de crecimiento de los bienes intermedios, que aumentaron en 22.9%. Los bienes de consumo y de capital crecieron en 12,9% y 8,4%, respectivamente. Asimismo, la importación de maquila creció en 27,7% anual.

La factura petrolera durante el año ascendió a US$1.438 millones, mostrando un incremento del 32,5% anual respecto a lo registrado en 2009, el cual se debió a que los precios del petróleo crudo se mantuvieron altos. Las compras de petróleo y sus derivados representaron el 16,8% del total importado.

Con estos resultados, el déficit comercial se ubicó en US$4.076 millones, finalizó.