Guangzhou, China. Más de la mitad de los exportadores chinos espera que una desaceleración del comercio se extienda al menos seis meses, en momentos en que suben los costos de la producción y la demanda europea se debilita, según una encuesta de Reuters en la mayor feria comercial del país.

En el día de apertura de la Feria bianual Cantón en el delta del río Perla, los pasillos cavernosos se llenaron de compradores internacionales, pero muchos, sobre todo los europeos afectados por la debilidad del euro, parecían estar pidiendo menos bienes y regateando con los fabricantes.

La feria se lleva a cabo justo después de que datos económicos revelaron que las exportaciones chinas cayeron inesperadamente un 15% en marzo y su economía creció en el primer trimestre a su ritmo más lento en seis años.

Un sondeo de Reuters entre 90 empresas fabricantes de bienes desde aparatos electrónicos a maquinaria pesada y piezas de automóviles ​​mostró que muchos en la feria prevén tiempos difíciles.

En promedio los encuestados espera que sus pedidos se eleven sólo un 3,1% en el 2015, mientras que los costos de producción, principalmente de la mano de obra y materiales, subirían un 6,5%.

Mientras que el 43% de los consultados dijeron que esperan un repunte de las exportaciones dentro de seis meses, el 24% dijo que la caída de la actividad continuará durante al menos seis meses y un 33% puso el marco de tiempo en más de un año.

La feria por largo tiempo ha representado un barómetro de la economía de China, que ha sido el mayor exportador del mundo desde el 2009.

Pero el dominio del país está bajo amenaza en momentos en que su moneda se fortalece, los costos laborales se disparan y las autoridades buscan dejar atrás una dependencia excesiva de las exportaciones.