Lima. Las medidas económicas que podría implementar el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el corto plazo podría favorecer a Perú, aunque deben evaluarse diversos factores, señaló el presidente de la Asociación de Exportadores (Adex), Juan Varilias.

“Se espera una mayor reactivación de la economía norteamericana, incluso ya se puede visualizar un mejoramiento en el comportamiento de los precios de los minerales. Esto sería un factor positivo para el país”, comentó.

Añadió que también se espera un incremento en la tasa de interés y el fortalecimiento del dólar, lo que traería como consecuencia dos factores que impactan en el sector, como la devaluación del Sol y el encarecimiento del crédito al sector (los exportadores lo toman en dólares).

Varilias comentó la posibilidad de que el gobierno de Donald Trump aplique medidas proteccionistas a ciertos países, pero el Perú no sería uno de ellos y es posible que economías como la de México, China y Unión Europea sean las afectadas con las nuevas políticas, mientras que se le levantaría las restricciones a Rusia.

“De darse este contexto, Perú fortalecería su presencia en sectores como el minero, en el que tenemos una participación de 3.5% del total de las importaciones norteamericanas de ese sector. En el rubro alimentos y bebidas ocupamos el puesto 14 con una participación de 1.8% y en la pesca (tradicional y no tradicional) nos ubicamos en el puesto 13 con el 1.4%”, detalló.

Hay que señalar que en el 2015, Perú ocupó el puesto 41 en el ranking de proveedores mundiales de EE.UU. El ranking fue liderado por China y Canadá  que representaron de forma conjunta el 35% del total.

Si se toman en cuenta solo los países latinoamericanos, el ranking está liderado por México (tercer lugar), Brasil (puesto 17) con una representación de 1.2% del total, Venezuela (25), Colombia (26), Chile (32) y Ecuador (34).

A su turno, la Gerencia de Estudios Económicos de ADEX opinó que la guerra comercial con China, anunciada por Trump, tendría un efecto positivo para las exportaciones peruanas de productos manufactureros, en especial de la cadena textil-confecciones.

“El empresario peruano se vio afectado cuando EE.UU. levantó las cuotas de importación de prendas de vestir provenientes del Asia, esto permitió la invasión de textiles asiáticos al mercado norteamericano, desplazando parte de la producción nacional. La menor presencia de productos chinos en EE.UU. favorecería al exportador nacional”, refirió el gerente de estudios económicos, Carlos González.

Puntualizó que una de las estrategias que debería tomar el gobierno peruano es insertarse en la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), un acuerdo de libre comercio con países del sudeste asiático.

“Por otra parte, si Trump cumple con el anunció de poner impuestos a los automóviles y a productos mexicanos en general, se afectarían a las pequeñas y medianas empresas peruanas que elaboran productos metalmecánicos destinados a la industria automotriz, pues en los últimos años se ha trabajado en ser parte de las cadenas de valor de esta industria centroamericana”, comentó.