Ciudad de México. La agencia calificadora de riesgo internacional Fitch Ratings consideró que una renegociación prolongada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podría afectar la inversión y el crecimiento económico de México en el corto plazo.

No obstante, Fitch Ratings dijo en un reporte que el escenario central en torno al TLCAN es que las renegociaciones no afectarán significativamente la relación comercial entre Estados Unidos y México.

"Sería poco probable que un acuerdo eventual deteriorara de forma importante la competitividad exportadora de México, aun considerando cambios potenciales en el tratado", dijo la calificadora.

Los negociadores de Canadá, Estados Unidos y México sostendrán del 25 de febrero al 5 de marzo la séptima ronda para modernizar el TLCAN en la Ciudad de México.

Fitch Ratings dijo que aunque el riesgo de derogación sin un reemplazo del tratado permanece bajo, todavía es posible que acontezca.

Los tres países están actualizando el TLCAN desde el pasado 16 de agosto a solicitud de la administración del presidente estadounidense,Donald Trump, quien considera que el pacto, que ha estado vigente desde 1994, ha sido injusto para su país y ha amenazado en varias ocasiones con abandonarlo.

Fitch Ratings dijo que aunque el riesgo de derogación sin un reemplazo del tratado permanece bajo, todavía es posible que acontezca.

La calificadora consideró que las elecciones generales de julio próximo en México podrían agregar incertidumbre política en el largo plazo.

De acuerdo con varios sondeos de opinión, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), encabeza las preferencias del electorado rumbo a las presidenciales.

López Obrador, un veterano político que aspira a la presidencia por tercera ocasión, ha dicho en sus discursos que en caso de ganar los comicios podría revertir partes de las reformas estructurales emprendidas por la actual administración del presidente Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

"Una administración con López Obrador al mando podría marcar una desviación en las políticas, por ejemplo, al influenciar el ritmo de la implementación de las reformas en los sectores clave, o bien, al redireccionar las prioridades en cuanto al gasto público", consideró la calificadora.

No obstante, la agencia dijo que cualquier reorientación política mayor podría tardar en desarrollarse, dado que es probable que el nuevo mandatario se enfrente a un congreso predominantemente de oposición, así como a otros controles y contrapesos institucionales.