Sao Paulo. El flujo cambiario de Brasil arrojó un saldo negativo de US$1.237 millones en julio hasta el día 9, dijo el miércoles el Banco Central.

Hasta el 2 de julio, Brasil registraba la salida neta de US$735 millones.

Con eso, el saldo positivo anual disminuyó a US$2.127 millones frente a los US$3.065 millones recibidos por el país en el mismo período del año pasado.

El resultado de julio hasta el día 9 fue producto de un saldo negativo de US$574 millones en operaciones comerciales y de un déficit de US$662 millones en el segmento financiero.

La autoridad monetaria también dijo que compró US$518 millones en el mercado de cambios a la vista en el mismo período, en el marco de sus esfuerzos por acumular reservas internacionales y absorber el fuerte flujo de divisas estadounidenses a la plaza local.