Tokio/Hong Kong. Las agencias comercializadoras de Japón recortarán sus importaciones de crudo iraní desde abril, dijeron este martes fuentes de la industria, en la más reciente señal de que las sanciones de Occidente están afectando el flujo del petróleo de Teherán a sus mayores clientes en Asia.

Las aseguradoras están mostrando una creciente renuencia a dar cobertura a los tanqueros que transportan el combustible iraní.

Un importante funcionario de una unidad de la refinería china Sinopec Corp sostuvo que había más cautela sobre el petróleo de Irán debido a la amenaza al suministro que representan las sanciones.

Estados Unidos y la Unión Europea han endurecido sus sanciones a la comercialización del crudo iraní con el fin de que Teherán detenga su programa nuclear, que según Occidente tiene como fin la fabricación de armas.

"El crudo iraní actualmente es un tema muy sensible", declaró a periodistas el gerente de Finanzas de Sinopec Shanghai Petrochemicals, agregando que "este año continuaremos siendo cautelosos con las importaciones de petróleo iraní".

China, India, Japón y Corea del Sur son los cuatro mayores compradores del crudo de Irán en Asia, y todos ellos han recortado sus importaciones.

Fuentes de la industria en Japón dijeron que agencias comercializadoras y refinerías reducirían sus importaciones de crudo iraní en alrededor de 60.000 barriles por día (bpd) en abril.

El recorte es el equivalente a casi el 18,5% de 322.900 bpd que Japón importó en los primeros dos meses del año, según últimos datos disponibles del gobierno.