Washington. El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) dio su apoyo condicional a la idea de que los bancos centrales eleven las tasas de interés para desinflar las burbujas financieras, con lo que la opinión se suma al continuo debate sobre el papel adecuado de la política monetaria.

El directorio, que maneja las decisiones diarias en representación de los países miembro del fondo, estima que la influencia de la política monetaria es limitada para que contrarreste los desequilibrios financieros, según un resumen de la reunión del 18 de junio.

Pero los miembros del directorio destacaron que la lucha contra la inflación debe permanecer como el objetivo fundamental de la política monetaria. Apoyaron el llamado en un informe del FMI para que los bancos centrales adopten una posición más exhaustiva hacia el riesgo sistémico, con mayores estándares de capital y liquidez actuando como la primera línea de defensa.

La crisis financiera ha reactivado el debate sobre si las tasas de interés pueden, y debieran, ser usadas para evitar que se desarrollen problemas como la burbuja en los precios de las viviendas. La opinión convencional previamente en esta década era que subir las tasas de interés sería poco efectivo contra el aumento en los precios de los activos y podría entrar en conflicto con el objetivo de una estabilidad general de precios.

Diferencias. José Viñals, el funcionario más autorizado del FMI sobre temas de política monetaria, ha estado promocionando la idea en los últimos meses de que las tasas pueden ser usadas de manera contracíclica para reducir la amenaza de inestabilidad.

Viñals, un ex subgobernador del Banco de España, quien dirige el Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, reiteró en un blog el martes que la política monetaria puede ayudar a presionar contra los auges de créditos o de ingresos de capitales.

"Por supuesto, no debería presionar demasiado. Todo debe ser consistente con la estabilidad de precios, dice Viñals.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, también ha manifestado una mayor apertura a la idea, que al inicio de la década descartó como probablemente poco eficiente en la práctica.

En enero señaló que la política monetaria podría ser usada como una herramienta complementaria si las reformas a las regulaciones no son suficientes para prevenir burbujas.

El Banco de Pagos Internacionales -el banco para los bancos centrales- también señaló el mes pasado que la política monetaria debería presionar más contra las burbujas, posiblemente al alargar el horizonte de política.

Cautela. El FMI recomienda cautela en el uso de la herramienta de las tasas para enfrentar desequilibrios, ya que podría generar un conflicto al hacer la inflación más volátil.

"En vez de tratar de reducir los desequilibrios con el uso de la política de tasas de interés, tal vez sería preferible en muchos casos que los bancos centrales aumenten su comunicación y emitan advertencias de riesgos, que deben ser respaldados por la amenaza de medidas macroprudenciales", indica el informe.

En tanto, hubo amplio consenso entre los miembros del directorio sobre el objetivo principal del informe -que los bancos centrales deben aumentar los esfuerzos para supervisar y evaluar riesgos sistémicos-.

Con los esfuerzos de reforma en camino en Estados Unidos y Europa, el directorio señaló que la colaboración internacional es necesaria para desarrollar herramientas analíticas y rellenar los vacíos de datos