Bruselas.- Los negociadores del "Brexit" todavía no sellaron un acuerdo sobre los términos del divorcio británico, dijeron funcionarios, tras una ráfaga de encuentros en Bruselas este domingo para tratar de asegurar un borrador antes de que la primera ministra Theresa May llegue para una cumbre esta semana.

Cuando faltan menos de seis meses para que Reino Unido abandone la Unión Europea, el ministro británico del Brexit Dominic Raab se reunió con el negociador de la UE Michel Barnier y los embajadores de los otros 27 estados miembros fueron convocados por separado a un encuentro.

Pero altas fuentes de la UE dijeron que todavía tenía que acordarse un trato final para que sea aprobado por los líderes esta semana. Algunos agregaron que el cronograma de la UE antes de la cumbre del miércoles ahora debería modificarse. Una reunión de asesores de la UE fue postergada desde el lunes para hacer espacio a más conversaciones.

Raab se había apresurado para ir a Bruselas después de que ambas partes "acordaron conjuntamente que eran necesarias conversaciones cara a cara" sobre "los grandes temas que quedan por resolver".

Uno de esos era una "barrera" para evitar un retorno a los controles en la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte e Irlanda, un miembro de la UE. Este arreglo ha fortalecido la oposición a los planes de May, después de que sus aliados irlandeses del Norte acusaron al bloque de tratar de anexar la provincia.

El mayor giro de Reino Unido en su política internacional y comercial por décadas también está dividiendo al Partido Conservador de la primera ministra, en el que los críticos como el antecesor en el cargo de Raab presionan a May para que cambie su estrategia.

David Davis, quien renunció como ministro del Brexit en julio, acusó el domingo al gobierno de aceptar "el lenguaje de la UE al abordar la frontera con Irlanda del Norte".

"Esta es una de las decisiones más importantes que ha tomado el Gobierno en los tiempos modernos. Es hora de que los miembros del gabinete ejerzan su autoridad colectiva", escribió Davis, quien hizo campaña para que Gran Bretaña abandonara la UE en el referendo de 2016.

"Esta semana, la autoridad de nuestra constitución está en juego", dijo en un texto publicado en el Sunday Times.

Davis también presionó a May para que abandonara su propuesta de Brexit, que involucra permanecer en una zona de libre comercio con la UE para productos manufacturados y agrícolas. El bloque "lo ha rechazado. Al público no le gusta. El Parlamento no votará a favor", escribió.

Hasta el momento, May ha mostrado poco interés por cambiar su estrategia para salir de la UE, tratando de persuadir a los parlamentarios en su Partido Conservador y en el Partido Laborista para que voten a favor de cualquier acuerdo basado en su plan en el Parlamento.