Por primera vez en la historia, los hondureños pagarán un precio récord por el galón de gasolina superior, 96,07 lempiras (US$4,9), tras la décima alza consecutiva aplicada por el gobierno del humanismo cristiano de Porfirio Lobo Sosa. Además de este incremento de 1.17 lempiras (menos de 1 centavo de dólar) para la gasolina súper, los consumidores que utilizan en sus vehículos gasolina regular pagarán 1.21 lempiras más por cada galón. Desde el próximo lunes costará 90.45 lempiras (US$4,6).

El efecto de los altos precios de los derivados del petróleo ya están pasando factura al pueblo mediante el alza de precios de productos de bienes y servicios, aumentando las quejas porque el gobierno deja al libre albedrío a los consumidores, sin adoptar medidas que controlen el consumo de carburantes. 

Aunque varios funcionarios hablan sobre ahorro de combustible, el gobierno no ha presentado a la fecha ningún plan orientado al ahorro de carburantes. “En este momento no se ha considerado (un plan de ahorro), pero estamos revisando las cifras con los viceministros”, indicó ayer Adonis Lavaire, ministro de Industria y Comercio, quien a una semana de haber asumido su cargo sigue sin tener información completa sobre varios temas manejados por esa secretaría.

La campaña sobre medidas de ahorro tiene que comenzar a la brevedad, pues según las proyecciones del gobierno, gasolineros e importadores, los precios se mantendrán altos durante este mes.

“Es imperativo que los hondureños tomemos conciencia de la importancia de adoptar una cultura de ahorro, ya que es lo único que nos puede ayudar en estos momentos”, indicó Desirée Medrano, directora ejecutiva del Consejo Hondureño de la Industria Petrolera (Cohpetrol). Medrano anunció una nueva campaña para las vacaciones de verano e invitó al gobierno a unirse a esta iniciativa.

Por parte su parte, Norma Rauda, directora de la Comisión Administradora de Petróleo (CAP), indicó que la liberalización del mercado podría ayudar a bajar los precios, por lo que próximamente se presentará una propuesta ante el Congreso Nacional encaminada a este proceso.

El anuncio causó molestia entre los agremiados de las asociaciones de taxis colectivos, quienes anunciaron un incremento de dos lempiras al pasaje. Con este nuevo aumento, el costo pasa de 12 lempiras a 14 (US$0,6 a US$0,7).

La medida ha causado descontento entre los usuarios del transporte colectivo.