Ciudad de México. Si bien el comportamiento de las inversiones de portafolio de extranjeros en México ha sido estable -representan US$145 mil millones -, la inminente alza de las tasas de interés en Estados Unidos nos afectará sin duda, y los capitales que llegaron en pos de mayores ganancias pudieran salir lesionando nuestras propias tasas y, desde luego, el tipo de cambio, alertó a senadores el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Les anticipó que precisamente la Reserva Federal estadunidense moverá su réditos prácticamente de cero a niveles cada vez más altos “y obviamente eso puede afectar la asignación de capitales. Algunos capitales que han venido a México, que vinieron a México, con la expectativa de tener un mayor rendimiento y que ahora podrían revertirse; y obviamente eso puede tener impacto sobre las tasas de interés y sobre el tipo de cambio”.

El funcionario recordó a los legisladores que el movimiento volátil sobre la paridad peso-dólar ya se ha venido observando en los últimos meses.

Ante integrantes de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, el gobernador del Banco Central les insistió que el anuncio anticipado de la Fed, su homólogo de Estados Unidos, en el sentido de que ajustará a la alza sus réditos ha sido “un factor que le ha metido mucho ruido a los mercados financieros internacionales”.

En la Cámara alta, Carstens advirtió que realmente la crisis global que inició en el año 2008 “todavía no se termina de resolver y de hecho una parte que para el Banco de México es particularmente sensible, es que esta recuperación se ha sustentado en políticas monetarias sumamente agresivas, por parte de los principales bancos centrales de países avanzados y que tienen una repercusión muy importante en el entorno en el cual estamos funcionando”, les dijo.

En ese sentido, la parte que más ha generado mayor complicación para México ha sido la caída significativa de los precios internacionales de las materias primas, muy particularmente el precio del petróleo. “La actividad económica mundial sigue bastante por debajo de lo que era su norma”, hasta hace unos cuantos años, destacó.

Consignó a los legisladores, el hecho de que el gran influjo de capitales ha generado mucha actividad especulativa en los mercados, pues “el potencial aumenta en las tasas de interés, generan más volatilidad dentro de los mercados financieros internacionales y obviamente incluyendo el caso de México”.

Y en torno a los mercado energéticos, Carstens aseveró que “el desempeño del precio del petróleo, la caída tan brusca que tuvo y sobre todo, si uno toma como indicador del comportamiento de este precio hacia futuro, la curva de futuro está muy plana y ciertamente muy por debajo de los niveles que teníamos antes”, lo que augura “que estos niveles bajos van a prevalecer por un (largo) tiempo”.

Recordó el funcionario bancario que la reserva internacional en moneda nacional representa casi 3 billones “y el saldo y la tenencia de inversión en renta fija de no residentes es de 2.126 billones, y el porcentaje es 70.8 por ciento de la reserva”.

Si estas cifras se ponen en moneda extranjera, los niveles de reserva se ubican en 200 mil millones de dóalres y los valores en portafolio de los extranjeros superan los 145 mil mdd, detalló el banquero central.

Al preguntarle si detecta problemas o inestabilidad en el comportamiento de estos recursos, Carstens Carstens indicó que las tenencias (de no residentes) han estado relativamente estables.

"El tipo de cambio ha venido reflejando, por un lado, el comportamiento del precio del petróleo; pero por otro lado, también ese factor exógeno que rebasa las capacidades nacionales, que es la apreciación del dólar contra todas las divisas. Eso ha inducido a algunos inversionistas a cubrir su riesgo cambiario contra el peso y eso podría ser uno de los factores que se ha reflejado en el tipo de cambio”, explicó.

Y les remató: “la buena noticia de mediano y largo plazo, es que la economía de Estados Unidos se está recuperando y eso va a jalar la economía mexicana”.